2005/11/08

Análisis y vaticinios sobre una Serie anunciada

RAFAEL ROFES PÉREZ
4 de noviembre
edigital@trabaja.cip.cu












Equipo Santiago de Cuba, flamante campeón
de la 44 Serie Nacional.
Foto: Carlos Cánovas


Sí, amigo, aun cuando la voz de play ball en opción a la venidera 45 Serie Nacional de Béisbol no se dará hasta el próximo 20 de noviembre, ya varios “millones de directores de gradas” -entiéndase aficionados- comienzan sus análisis y vaticinios acerca de qué equipo se alzará este vez con el ansiado cetro de este deporte, símbolo de pasión para todos los cubanos.
Varias son las selecciones que se barajan desde ahora con posibilidades reales a la hora de emitir pronósticos, ya sea por su historial o por aglutinar en sus respectivos rósters a peloteros de valía en nuestros clásicos, como son los casos de Pinar del Río, Industriales, Villa Clara, Sancti Spíritus, Ciego de Ávila, Granma, Las Tunas y el actual monarca Santiago de Cuba.
Los pativerdes de Pinar del Río, esta vez comandados por Charles Díaz, conforman una novena joven con otro año más de experiencia, y amén de ser una de las grandes de la pelota cubana, posee material suficiente como para dar mucha más batalla en esta contienda. Para ello se afianzará en los brazos de los tiradores
Pedro Luis Lazo, Yunieski Maya, ambos integrantes de la última formación tricolor, Vladimir Baños y los zurdos Faustino Corrales y Armando Martínez, en tanto a la ofensiva se espera mucho del versátil Alexei Ramírez, Juan Carlos Linares, Onel Olivera, Raidel Hernández y el fornido receptor Yosvani Peraza.
Víctor Mesa y Rey Vicente Anglada, dos carismáticos mentores, estarán nuevamente al frente de Villa Clara e Industriales, respectivamente.
Un equipo que de seguro trae serias pretensiones de reconquistar la corona, lo es Industriales, máximo ganador de la pelota en la Isla con un total de 10 títulos. Nuevamente
Rey Vicente Anglada estará en el puente de mando de la nave azul, cuajada de figuras de nivel que repiten en esta oportunidad, más otras que proceden de Metropolitanos, el segundo conjunto de la capital de Cuba.
Constituye todo un privilegio para cualquier mentor poder contar con un line up integrado por peloteros de puntería a la defensa y madero en ristre como lo son indiscutiblemente
Enriquito Díaz (2b), Carlos Tabares (cf), Rudy Reyes (3b), Antonio Scull o Alexander Mayeta (1b), Yasser Gómez (rf), Doelsis Linares (lf), Abdel Quintana (ss)…, entre otros, y serpentineros del calibre de Deinis Suárez, los zurdos Maicel Díaz y Arleys Sánchez, y Yadel Martí y Frank Monthie fundamentalmente, aspectos éstos más que suficientes como para considerar a este elenco como uno de los grandes favoritos al cetro en la venidera temporada beisbolera.
La tropa del inquieto
Víctor Mesa -Villa Clara- es otra con potencialidades para luchar como de costumbre por el banderín. Sin dudas Víctor sabe sacar el máximo a sus pupilos, lo que los convierte en un equipo aguerrido que jamás está perdido y protagonista principal de las jugadas-sorpresa para beneplácito de la afición.
Si el cuerpo de lanzadores de Villa Clara, encabezado por
Luis Borroto, Yolexis Ulacia, Roidel Enríquez y Robelio Carrillo se presenta en forma, las posibilidades de triunfo de los “naranjas” aumentan considerablemente, pues en el ataque y la defensa no son segundos de nadie, con realce para el máscara Ariel Pestano, el inicialista Ariel Borrero, el torpedero Eduardo Paret, los noveles Dayán Viciedo (3b) y Yeniet Pérez (2b), y los patrulleros Andy Zamora, Yorquis la Rosa y Gustavo Olano, fundamentalmente.
Sancti Spíritus, victimario de Industriales en los play off de cuartos de final de la pasada Serie, vuelve con su envidiable y recia ofensiva liderada por un trío que “mete miedo al susto”:
Yulieski Gourriell, Frederich Cepeda y Eriel Sánchez, tres puntales del seleccionado nacional, pero al igual que Villa Clara, dependerá mucho de sus pitchers en su afán de llegar a la ansiada meta por anexarse el banderín. Para ello Lourdes Gourriell se afianzará en lo brazos de Yovani Aragón, Ifreidi Coss, Ángel Peña, Ramón Licor y Noelvis Hernández, principalmente. Aun así, con los espirituanos estoy convencido habrá que contar hasta el final.
Ciego de Ávila vuelve con el handicap de no haber podido vencer ni en un solo desafío en juegos de postemporada, pero nadie duda que los avileños poseen un equipo muy bien equiparado en los tres renglones fundamentales del juego, entiéndase defensa, ofensiva y pitcheo.
Si analizamos sobre el papel el róster de los de la tierra de la piña, nos percatamos de que es uno de los conjuntos más completos del béisbol en la Isla, pues constituye un privilegio que una selección pueda alinear con un receptor tan integral como lo es
Róger Machado, un inicialista como Danny Miranda, un versátil antesalista que responde al nombre de Yorelvis Charles, y dos infielders tan seguros alrededor del segundo cojín como el torpedero Yorbis Borroto y el camarero Mario Jorge Vega, los que conforman una de las mejores combinaciones de doble play del momento.
Ni qué decir de los patrulleros
Isaac Martínez (rf), Róger Poll (cf) y Yoelvis Fiss (lf), quien también puede desempeñarse en la esquina caliente y en la inicial, y del staff tan profundo que encabezan Valeri García, Alien Mora, Osmar Cervantes, José Antonio Barroso, Michel Pino Feo y Lázaro Santana…, entre otros, por lo que bien podría ser este el año grande de los avileños, alegrón que esperan sus parciales desde hace ya varias campañas.
Otro conjunto que se desenvuelve con acierto en la fase clasificatoria en nuestras Series lo es Granma. Los “alazanes” de Carlos Martí por lo regular llegan hasta la postemporada, pero ya allí sus resultados merman, pero no quiere esto decir que la historia pudiera repetirse por siempre.
Los granmenses han ido conformando un elenco donde destacan algunas figuras noveles de mucho futuro (
Yoennis Céspedes, Alfredo Despaigne, Yordanis Samón…), las que junto a otras consagradas (Luis Ferrales, Víctor Bejerano, Marcos Naranjo… y los lanzadores Manuel Vega, Ciro Silvino Licea, Misael López y Miralis Benítez, por solo citar cuatro) tratan de enrumbar hacia la cima a este equipo, en el cual sobresale la sabia conducción año tras año de uno de nuestros mejores directores, me refiero a Carlos Martí, quien según se ha anunciado no estará este año con sus muchachos.
Las Tunas impresionó en la 44 Serie con un estimulante desempeño y estuvo a punto de colarse en los play off, pero realmente su pitcheo flaqueó a la hora buena, aspecto que deberá mejorar si pretende traspasar en esta oportunidad la etapa clasificatoria.
Su recia toletería es su aval principal, ahí están los
Osmani Urrutia, Joan Carlos Pedroso, Amaury Suárez, Danel Castro, Norlis Concepción y compañía…, quienes constituyen un verdadero azote para los tiradores contrarios.
Si su defensa se comporta a gran altura, como sucedió en la Serie anterior para asombro de muchos, y si sus tiradores arriban más frescos a la última fase de la etapa preliminar, los tuneros estarían aptos para luchar en la postemporada.
Por su parte, Santiago de Cuba, flamante campeón de la 44 Serie es otro de los grandes favoritos precompetencia. Por su probada calidad que los condujo a encaramarse en el trono de la pelota en la Isla, otra vez presentarán una novena apta para reeditar su convincente palmarés.
Solamente en el área de los receptores se observa cierta disparidad con el resto de las posiciones. La ausencia del desaparecido
Frank Tamayo abre aún una interrogante, aunque a decir verdad, la labor de Rolando Meriño no pudo ser mejor en la campaña precedente cuando defendió corajudamente la posición y constituyó baluarte fundamental en el triunfo de su colectivo. Veremos si nuevamente Meriño cargará con los arreos en esta campaña tan agotadora, o si el laureado mentor Antonio Pacheco presentará alguna variante con los menos experimentados Alexei Durruthí y Reinier Pérez.
Por lo demás el cuadro estará muy bien defendido con
Pedro Poll (1B), Héctor Olivera (2b), Luis Miguel Navas (ss) y Alexander Jorge (3b), al igual que los jardines con Reutilio Hurtado, Rey Isaac, Alexei Bell y Roinnier Mustelier.
Su staff de lanzadores será sin dudas uno de los mejores de la justa, si consideramos que lo encabezan los estelares
Danny Betancourt, Ormari Romero y Norge Luis Vera, junto a Osmel Cintra y Alexis Pagán, entre otros.
Por todos estos atributos Santiago de Cuba está en condiciones de reeditar su brillante actuación de la pasada Serie y no por casualidad se erige una vez más como otro de los grandes favoritos a la corona de la pelota cubana.
Como se dice en el argot popular, la 45 Serie Nacional de Béisbol está prácticamente “al doblar de la esquina”. Según las conjeturas, estos ocho conjuntos gozan de un mayor favoritismo a la hora del análisis. Pero les confieso que no me atrevería a ser categórico. Siempre el terreno es el que dice la última palabra. Y si lo duda, recuerde al Holguín de la 41 Serie.

No hay comentarios.: