2005/11/29


Pedro Chávez González: Un coloso de la inicial

RAFAEL ROFES PÉREZ
rofillo@yahoo.com.mx

Muchos han sido los inicialistas de calidad que han pasado por los clásicos nacionales del béisbol cubano a lo largo de estos 46 años de deporte revolucionario.

Junto a figuras de la talla de Agustín Marquetti, Antonio Muñoz, Agustín Lescaille, Elpidio Mancebo, Alejo O´Reilly, Julio Germán Fernández, Felipe Sarduy..., y otras que hoy muestran sus virtudes como Antonio Scull, Michel Abréu, Ariel Borrero, por sólo citar algunas, no podría faltar el nombre de Pedro Chávez González, pionero de nuestras Series Nacionales, quien dejó una imborrable huella por los diamantes de la Isla y el exterior.

Dueño de las coronas de bateo en la III Serie, en 1964, vistiendo las franelas de Occidentales, y en la VI (1967) con Industriales, en las cuales promedió para 333 y 318, respectivamente, y convertido en un cerrojo defensivo alrededor del primer cojín durante ocho temporadas, Chávez recuerda hoy a sus 66 abriles cómo comenzó a jugar pelota desde bien pequeño en los llamados "pitenes de manigua", en los campos habaneros y cómo pudo llegar a los planos estelares sin antes pasar por Escuelas de Iniciación Deportiva (EIDE) y de Superación Atlética (ESPA), elemental eslabón del alto rendimiento hoy en Cuba.

Aún ligado al béisbol, tiene ahora entre sus misiones la de dirigir una de las novenas integradas por veteranos y dirigentes del Instituto Nacional de Deportes, Educación Física y Recreación (INDER), las cuales topan cada sábado en el estadio Latinoamericano de la capital cubana, pues como él bien dice: "Nos mantenemos en forma, como jovencitos, ni pensamos en el almanaque". Allí rememoró momentos inolvidables de su carrera al responder a varias de nuestras interrogantes.

—Sobre tu accionar en eventos internacionales, ¿cuáles vienen ahora a tu mente?

"Recuerdo con gran satisfacción mi participación en los históricos X Juegos Centroamericanos y del Caribe de San Juan, Puerto Rico, en los cuales Estados Unidos trató de excluir en vano a Cuba. México nos superó por sólo cinco medallas de oro, al igual que en el total. Ya se vislumbraba el futuro promisorio del deporte criollo.

"También los III Juegos Panamericanos de Chicago-59; IV, Sao Paulo-63 y Winnipeg-67, y el Mundial de Costa Rica, en 1961."

—¿Cuál consideraste tu mayor virtud sobre el terreno?

"Creo que la entrega y amor a la camiseta que defendía."

—Lanzadores más difíciles que enfrentaste

"A Modesto Verdura, quien me dominó consecutivamente en 27 oportunidades."

—¿Y a los que más fácilmente les conectabas?

"Al camagüeyano Francisco "Pancho" Milián. No tenía lanzamiento para dominarme."

—De los defensores de la primera almohadilla que han pasado por la pelota cubana, ¿a cuál consideras el más completo?

"Doy mi voto por Agustín Marquetti y Antonio Muñoz. Ambos por haber sido excelentes bateadores y defensores."

—¿Y en general el pelotero más integral?

"Aquí te doy tres nombres: Antonio Pacheco, Omar Linares y Víctor Mesa."

—¿Estimas más profundo el pitcheo de tu época al de la actual?

"Antes había excelentes lanzadores, quienes dominaban más a los bateadores. Ahora los hay también muy buenos, pero sucede que los ejercicios con las pesas y el lógico desarrollo actual hacen que los pitchers estén en estos momentos en desventaja. Cuba ha contado siempre con tiradores de sobrada calidad."

—¿El momento más feliz en tu vida deportiva?

"El día que pegué dos jonrones ante los norteamericanos e impulsé siete carreras durante los Panamericanos de Sao Paulo, Brasil, en 1963, y cuando ganamos el título mundial en La Habana-84 -equipo al cual dirigí- y fuimos premiados por nuestro Comandante en Jefe Fidel Castro."

—¿Y el más triste?

"A la hora del retiro en 1970, a los 33 años, pues los brazos no me permitían batear, y estuve lesionado en los hombros. Ese momento no me gusta ni recordarlo."

—¿Podrías conformar un equipo Cuba con los mejores jugadores a partir de 1959?

"Sí, pero en dos etapas. En la primera ubicaría a Ricardo Lazo en la receptoría; Agustín Marquetti en la inicial; Félix Isasi en segunda; Pedro José Rodríguez en tercera; Tony González en el campo corto; Miguel Cuevas en el jardín izquierdo; Fermín Laffita en el central, y Armando Capiró en el right. Como lanzadores, Manuel Alarcón, derecho, y Santiago "Changa" Mederos, zurdo.

"En la segunda: Juan Castro (R); Antonio Muñoz (1B); Rey Vicente Anglada o Antonio Pacheco (2B); Germán Mesa (SS); Omar Linares (3B); Lourdes Gourriell (LF); Víctor Mesa (CF), y Luis Giraldo Casanova (RF). Pitcher derecho, Braudilio Vinent, y zurdo, Jorge Luis Valdés."

—Si no hubieras sido pelotero, ¿qué otro deporte te hubiese gustado jugar?

"Ninguno. Sólo el béisbol."

—Tu opinión sobre el béisbol cubano actual

"Excelente. Con lanzadores, bateadores y defensores del más alto nivel, de indiscutible calidad y desarrollo. En esta campaña nacional, en su versión número 41, han aparecido como nunca antes, jóvenes valores con tremendo empuje: Kendry Morales, Andy Zamora, Yulieski Gourriell y los serpentineros Ifreidi Coss y Zaidel Beltrán, entre otros.

"Nos hace falta topar más en el extranjero, sobre todo ahora que tenemos que medirnos a profesionales."

—¿Qué te parecen estos encuentros sabatinos entre veteranos y dirigentes del INDER?

"Es una idea genial de la máxima dirección del deporte en Cuba. Aquí confraternizamos, recordamos viejos tiempos, nos mantenemos en forma."

—Háblame de tus funciones como manager

"Siempre me ha gustado dirigir. He estado al frente de Industriales, Metropolitanos, el Habana, Constructores, el team Cuba, y como ves hasta con los más entraditos en años. Tuve que dejar esta función por problemas de salud, pues soy hipertenso, y las emociones y tensiones me afectan mucho."

—¿Qué haces, además, actualmente?

"Soy el presidente de la Comisión Municipal de Atención a Atletas Retirados y en Activo del municipio capitalino de Boyeros, función que desempeño con el mismo dinamismo con que jugué a la pelota."

ALGUNOS DATOS DE INTERÉS EN SU CARRERA

En la VI Serie Nacional (1967) fue líder en hits (78, con Industriales); bateo (318); bases intencionales recibidas (10). III Serie (1964), bateo (333, con Occidentales), triples (7), y carreras impulsadas (27).

Participó en 8 Series Nacionales. En 1 389 veces al bate anotó 215 carreras, pegó 399 hits, 53 dobles, 19 triples y 22 jonrones, y terminó con average de 287. Impulsó 192 carreras y se ponchó 63 veces. Jugó en 386 choques, y en 3 431 lances cometió 36 errores, para un average de 990.


(Tomado de Cubahora):
www.cubahora.co.cu

2005/11/23


Conozca a Pillo Chocolate: El perro más deportivo de Cuba

RAFAEL ROFES PÉREZ
23 de noviembre
rofillo@yahoo.com.mx

Un carismático perrito de ocho años que lleva por nombre Pillo Chocolate y pertenece a la raza Teckel (pelo corto), se ha convertido desde hace ya algunos años en el más deportivo de la Isla. Con regularidad se le puede ver haciendo de las suyas en cualquier instalación de la capital cubana, en “apoyo” a sus atletas favoritos, ya sean peloteros, basquetbolistas, voleibolistas, maratonistas…, aunque a decir verdad, “adora” mucho más el juego de las bolas y los strikes.

Este prolífico papá con más de 190 hijos, que también gusta del mar, pasear en auto, moto y bicicleta, y ha sido fotografiado en más de 80 mil oportunidades, tiene asegurado su espacio en el parque Latinoamericano de la ciudad de La Habana. Al arribar al estadio muestra su inquietud por subir a su “asiento”, el techo del dagout del equipo de Industriales, uno de los equipos grandes de la pelota en nuestro país. Esa es su novena preferida, y él es su mejor amigo.

Según cuenta su dueño, Roberto González Cabo, allí se siente como en su propia casa. Cada dos o tres innings se baja y hace sus necesidades, y ya en el quinto se “empina” su pomo de leche. Se le ve constantemente cómo corre y salta; cuando los azules industrialistas salen a batear o se realizan jugadas apretadas, emocionantes, que causan alboroto en el estadio, ladra sin cesar. Sus ladridos se mezclan con las miles de voces de los aficionados; él también disfruta su fiesta.

Pillo Chocolate se muestra alegre y efusivo cada vez que se ve delante de cualquier pelotero de Industriales, los conoce casi a todos y ellos reconocen que aunque no es su mascota oficial, sí los apoya y da vida al espectáculo deportivo.

Para que no exista confusión acerca de su simpatía por los peloteros capitalinos y que siempre está bien arriba en cuanto al último grito de la moda, porta una cadena alrededor de su cuello, una camiseta ligera de mallita a su medida –por supuesto azul como el traje de Industriales-, un par de espejuelos que debieron ser muy incómodos al inicio, pero en la actualidad le resultan normales, una gorrita semejante a la de sus ídolos, un par de audífonos y un reloj que usa en una de sus paticas delanteras. Con toda esta indumentaria ya está listo para el convite.

Hace ya unos meses, a Pillo lo acompaña en sus visitas al estadio –además de su paciente y afortunado dueño- su pequeño vástago Pillín Vainilla, el número 192 de su amplia prole, y entre todos el más parecido a su papá. Este vio la luz el 11 de septiembre de 2003, y ya hace sus pininos encima del banco de Industriales. Su vestimenta es bien parecida a la de su progenitor, y según los entendidos, Pillo se siente ahora muy orgulloso, pues ya garantizó su relevo.

Sin dudas, Pillo Chocolate es hoy por hoy un “fanático” muy popular. La imagen de su diminuta figura es captada también a lo largo y ancho de la Isla a través de las transmisiones beisboleras por la televisión en el mencionado estadio Latinoamericano. Toda Cuba reconoce su “profundo amor” por la pelota y su incansable labor de apoyo a sus peloteros preferidos.

Sepa además que esta pintoresca mascota tiene en su honor, el haber tomado parte en varias marchas del pueblo cubano, entre éstas en apoyo a la devolución del niño Elián González, quien fuera injustamente secuestrado en Miami, y en reclamo por la liberación de los Cinco Héroes prisioneros del imperio. A esto se suma cuanta actividad sana, deportiva o no, lo lleve su amo.

¿Conoce usted, amigo lector, un caso similar? Si en realidad tiene testimonios de algo semejante, por favor comuníquese con nosotros. De inmediato “se lo diremos” a Pillo. Le aseguramos que él se pondrá muy contento.

2005/11/16

¿Un convite animado con bates y pelotas?

RAFAEL ROFES PÉREZ
16 de noviembre

rofillo@yahoo.com.mx

Sí, amigo lector, nuestro verde caimán se apresta una vez más para el inicio de una de las “fiestas” más importantes y concurridas de la nación, nuestra Serie Nacional de Béisbol, acontecimiento que año tras año llega hasta los más recónditos lugares de la Isla y que no por casualidad es sinónimo de pasión para millones de cubanos.
Nuevamente los estadios del país se estremecerán de alegría y retumbará el bullicio de los aficionados, esos que disfrutan de manera especial de este bello regalo deportivo en esta, la tierra donde se juega el mejor béisbol amateur del mundo para orgullo de todos los que nacimos en ella.
Lo equipos de Santiago de Cuba, actual rey de la pelota cubana, y el submonarca Habana serán los encargados de amenizar el primer día de competencias, cuando este domingo 20 choquen ambas novenas en horas de la tarde en los predios del estadio Guillermón Moncada, cuartel general de los campeones del Oriente.
Ya el martes 22 la “fiesta” se trasladará a otros ocho parques de nuestra geografía para beneplácito de aquellos que cuentan las horas y los días que restan para que se dé la voz de play ball y esperan con ansiedad la oportunidad para emitir sus criterios en gradas y peñas deportivas en sana confrontación adornada por nuestra idiosincrasia.
Serán 90 desafíos de duro batallar para cada conjunto en la etapa clasificatoria, después llegarán los esperados play off, la fase que más se espera y a la que todos no pueden acceder. Es allí donde la “fiesta” beisbolera cobra su mayor dimensión y donde el niño, el estudiante, el obrero, la ama de casa, el anciano…, disfrutan a plenitud del convite, como digno colofón a una justa que goza de reconocido prestigio y que una vez más –seguros estamos- elevará sus resultados cuantitativos y cualitativos.
En esta oportunidad la campaña beisbolera número 45 está dedicada al XIX Congreso de la Central de Trabajadores de Cuba (CTC) y a los Cinco Héroes cubanos encarcelados injustamente en los Estados Unidos por luchar contra el terrorismo, y amantes como buenos cubanos del béisbol, especialmente Gerardo Hernández y Fernando González.
Por demás, sepa que nuestros peloteros ya están listos para “amenizar” la “fiesta” y demostrar su indiscutida calidad sobre el terreno. Sus resultados en la arena internacional demuestran la potencia de nuestro béisbol: campeones panamericanos (República Dominicana 2003), de la Copa Intercontinental, y titular olímpico y mundial (Atenas 2004 y Holanda 2005), respectivamente, entre otros resultados importantes.
El convite que millones aguardan está por comenzar. Yo también estaré presente en los estadios porque me fascina disfrutar de un buen béisbol y como se sabe, el nuestro es el mejor. Y si de favoritos se trata, como siempre, no prefiero opinar. Eso sí, ojo y cuidado con Industriales, el Habana, Pinar del Río, Sancti Spíritus, Villa Clara, Ciego de Ávila y Santiago de Cuba.

2005/11/08

Análisis y vaticinios sobre una Serie anunciada

RAFAEL ROFES PÉREZ
4 de noviembre
edigital@trabaja.cip.cu












Equipo Santiago de Cuba, flamante campeón
de la 44 Serie Nacional.
Foto: Carlos Cánovas


Sí, amigo, aun cuando la voz de play ball en opción a la venidera 45 Serie Nacional de Béisbol no se dará hasta el próximo 20 de noviembre, ya varios “millones de directores de gradas” -entiéndase aficionados- comienzan sus análisis y vaticinios acerca de qué equipo se alzará este vez con el ansiado cetro de este deporte, símbolo de pasión para todos los cubanos.
Varias son las selecciones que se barajan desde ahora con posibilidades reales a la hora de emitir pronósticos, ya sea por su historial o por aglutinar en sus respectivos rósters a peloteros de valía en nuestros clásicos, como son los casos de Pinar del Río, Industriales, Villa Clara, Sancti Spíritus, Ciego de Ávila, Granma, Las Tunas y el actual monarca Santiago de Cuba.
Los pativerdes de Pinar del Río, esta vez comandados por Charles Díaz, conforman una novena joven con otro año más de experiencia, y amén de ser una de las grandes de la pelota cubana, posee material suficiente como para dar mucha más batalla en esta contienda. Para ello se afianzará en los brazos de los tiradores
Pedro Luis Lazo, Yunieski Maya, ambos integrantes de la última formación tricolor, Vladimir Baños y los zurdos Faustino Corrales y Armando Martínez, en tanto a la ofensiva se espera mucho del versátil Alexei Ramírez, Juan Carlos Linares, Onel Olivera, Raidel Hernández y el fornido receptor Yosvani Peraza.
Víctor Mesa y Rey Vicente Anglada, dos carismáticos mentores, estarán nuevamente al frente de Villa Clara e Industriales, respectivamente.
Un equipo que de seguro trae serias pretensiones de reconquistar la corona, lo es Industriales, máximo ganador de la pelota en la Isla con un total de 10 títulos. Nuevamente
Rey Vicente Anglada estará en el puente de mando de la nave azul, cuajada de figuras de nivel que repiten en esta oportunidad, más otras que proceden de Metropolitanos, el segundo conjunto de la capital de Cuba.
Constituye todo un privilegio para cualquier mentor poder contar con un line up integrado por peloteros de puntería a la defensa y madero en ristre como lo son indiscutiblemente
Enriquito Díaz (2b), Carlos Tabares (cf), Rudy Reyes (3b), Antonio Scull o Alexander Mayeta (1b), Yasser Gómez (rf), Doelsis Linares (lf), Abdel Quintana (ss)…, entre otros, y serpentineros del calibre de Deinis Suárez, los zurdos Maicel Díaz y Arleys Sánchez, y Yadel Martí y Frank Monthie fundamentalmente, aspectos éstos más que suficientes como para considerar a este elenco como uno de los grandes favoritos al cetro en la venidera temporada beisbolera.
La tropa del inquieto
Víctor Mesa -Villa Clara- es otra con potencialidades para luchar como de costumbre por el banderín. Sin dudas Víctor sabe sacar el máximo a sus pupilos, lo que los convierte en un equipo aguerrido que jamás está perdido y protagonista principal de las jugadas-sorpresa para beneplácito de la afición.
Si el cuerpo de lanzadores de Villa Clara, encabezado por
Luis Borroto, Yolexis Ulacia, Roidel Enríquez y Robelio Carrillo se presenta en forma, las posibilidades de triunfo de los “naranjas” aumentan considerablemente, pues en el ataque y la defensa no son segundos de nadie, con realce para el máscara Ariel Pestano, el inicialista Ariel Borrero, el torpedero Eduardo Paret, los noveles Dayán Viciedo (3b) y Yeniet Pérez (2b), y los patrulleros Andy Zamora, Yorquis la Rosa y Gustavo Olano, fundamentalmente.
Sancti Spíritus, victimario de Industriales en los play off de cuartos de final de la pasada Serie, vuelve con su envidiable y recia ofensiva liderada por un trío que “mete miedo al susto”:
Yulieski Gourriell, Frederich Cepeda y Eriel Sánchez, tres puntales del seleccionado nacional, pero al igual que Villa Clara, dependerá mucho de sus pitchers en su afán de llegar a la ansiada meta por anexarse el banderín. Para ello Lourdes Gourriell se afianzará en lo brazos de Yovani Aragón, Ifreidi Coss, Ángel Peña, Ramón Licor y Noelvis Hernández, principalmente. Aun así, con los espirituanos estoy convencido habrá que contar hasta el final.
Ciego de Ávila vuelve con el handicap de no haber podido vencer ni en un solo desafío en juegos de postemporada, pero nadie duda que los avileños poseen un equipo muy bien equiparado en los tres renglones fundamentales del juego, entiéndase defensa, ofensiva y pitcheo.
Si analizamos sobre el papel el róster de los de la tierra de la piña, nos percatamos de que es uno de los conjuntos más completos del béisbol en la Isla, pues constituye un privilegio que una selección pueda alinear con un receptor tan integral como lo es
Róger Machado, un inicialista como Danny Miranda, un versátil antesalista que responde al nombre de Yorelvis Charles, y dos infielders tan seguros alrededor del segundo cojín como el torpedero Yorbis Borroto y el camarero Mario Jorge Vega, los que conforman una de las mejores combinaciones de doble play del momento.
Ni qué decir de los patrulleros
Isaac Martínez (rf), Róger Poll (cf) y Yoelvis Fiss (lf), quien también puede desempeñarse en la esquina caliente y en la inicial, y del staff tan profundo que encabezan Valeri García, Alien Mora, Osmar Cervantes, José Antonio Barroso, Michel Pino Feo y Lázaro Santana…, entre otros, por lo que bien podría ser este el año grande de los avileños, alegrón que esperan sus parciales desde hace ya varias campañas.
Otro conjunto que se desenvuelve con acierto en la fase clasificatoria en nuestras Series lo es Granma. Los “alazanes” de Carlos Martí por lo regular llegan hasta la postemporada, pero ya allí sus resultados merman, pero no quiere esto decir que la historia pudiera repetirse por siempre.
Los granmenses han ido conformando un elenco donde destacan algunas figuras noveles de mucho futuro (
Yoennis Céspedes, Alfredo Despaigne, Yordanis Samón…), las que junto a otras consagradas (Luis Ferrales, Víctor Bejerano, Marcos Naranjo… y los lanzadores Manuel Vega, Ciro Silvino Licea, Misael López y Miralis Benítez, por solo citar cuatro) tratan de enrumbar hacia la cima a este equipo, en el cual sobresale la sabia conducción año tras año de uno de nuestros mejores directores, me refiero a Carlos Martí, quien según se ha anunciado no estará este año con sus muchachos.
Las Tunas impresionó en la 44 Serie con un estimulante desempeño y estuvo a punto de colarse en los play off, pero realmente su pitcheo flaqueó a la hora buena, aspecto que deberá mejorar si pretende traspasar en esta oportunidad la etapa clasificatoria.
Su recia toletería es su aval principal, ahí están los
Osmani Urrutia, Joan Carlos Pedroso, Amaury Suárez, Danel Castro, Norlis Concepción y compañía…, quienes constituyen un verdadero azote para los tiradores contrarios.
Si su defensa se comporta a gran altura, como sucedió en la Serie anterior para asombro de muchos, y si sus tiradores arriban más frescos a la última fase de la etapa preliminar, los tuneros estarían aptos para luchar en la postemporada.
Por su parte, Santiago de Cuba, flamante campeón de la 44 Serie es otro de los grandes favoritos precompetencia. Por su probada calidad que los condujo a encaramarse en el trono de la pelota en la Isla, otra vez presentarán una novena apta para reeditar su convincente palmarés.
Solamente en el área de los receptores se observa cierta disparidad con el resto de las posiciones. La ausencia del desaparecido
Frank Tamayo abre aún una interrogante, aunque a decir verdad, la labor de Rolando Meriño no pudo ser mejor en la campaña precedente cuando defendió corajudamente la posición y constituyó baluarte fundamental en el triunfo de su colectivo. Veremos si nuevamente Meriño cargará con los arreos en esta campaña tan agotadora, o si el laureado mentor Antonio Pacheco presentará alguna variante con los menos experimentados Alexei Durruthí y Reinier Pérez.
Por lo demás el cuadro estará muy bien defendido con
Pedro Poll (1B), Héctor Olivera (2b), Luis Miguel Navas (ss) y Alexander Jorge (3b), al igual que los jardines con Reutilio Hurtado, Rey Isaac, Alexei Bell y Roinnier Mustelier.
Su staff de lanzadores será sin dudas uno de los mejores de la justa, si consideramos que lo encabezan los estelares
Danny Betancourt, Ormari Romero y Norge Luis Vera, junto a Osmel Cintra y Alexis Pagán, entre otros.
Por todos estos atributos Santiago de Cuba está en condiciones de reeditar su brillante actuación de la pasada Serie y no por casualidad se erige una vez más como otro de los grandes favoritos a la corona de la pelota cubana.
Como se dice en el argot popular, la 45 Serie Nacional de Béisbol está prácticamente “al doblar de la esquina”. Según las conjeturas, estos ocho conjuntos gozan de un mayor favoritismo a la hora del análisis. Pero les confieso que no me atrevería a ser categórico. Siempre el terreno es el que dice la última palabra. Y si lo duda, recuerde al Holguín de la 41 Serie.