2006/01/22


Hubo lluvia de estrellas beisboleras en La Habana

Rafael Rofes Pérez
rofillo@yahoo.com.mx

El Juego de las Estrellas del béisbol cubano de la actual temporada 2005-2006 se desarrolló hace solo unas horas en el emblemático Coloso del Cerro, el estadio Latinoamericano de La Habana, donde se dieron cita los peloteros con mayor rendimiento en la actual 45 Serie Nacional, divididos en los equipos Occidentales y Orientales, y constituyó igualmente marco propicio para premiar a los mejores deportistas de la mayor de las Antillas en el año 2005.
El resultado final fue de siete carreras por una a favor de los Occidentales, con crédito a la cuenta del astro Pedro Luis Lazo y derrota para Luis Borroto.

El debutante mentor de los “Alazanes” de Granma, Marcos Alfonso, tuvo la responsabilidad de comandar a los representantes de la región oriental de la Isla, equipo que aglutinó también a jugadores de Guantánamo, Santiago de Cuba, Holguín, Las Tunas, Ciego de Ávila, Camagüey y Villa Clara; mientras por Occidente, Rey Vicente Anglada fue el escogido, merced a la formidable actuación de la novena bajo su mando, Industriales, la más ganadora hasta el momento con 33 sonrisas y solo 15 descalabros.

Este conjunto Occidentales igualmente se nutrió con peloteros de la Isla de la Juventud,
Pinar del Río, Habana, Matanzas, Metropolitanos, Sancti Spíritus y Cienfuegos, por lo que la calidad de ambas selecciones garantizó como de costumbre este gran “show” deportivo que tanto anhela la afición criolla año tras año.

En la nómina del Este aparecieron tres formidables receptores como el santiaguero Rolando Meriño, excelente bateador y encargado nuevamente de ocupar esta difícil posición en su equipo tras la pérdida de Frank Tamayo en un lamentable accidente del tránsito durante la pasada contienda; el granmense Luis Ferrales, quien igualmente sobresale por su bateo, y el máscara titular de la novena tricolor en los últimos años, el villaclareño Ariel Pestano, oportunísimo madero en ristre y sin dudas todo un maestro detrás del plato.

En el cuadro, otro villaclareño, el inicialista Ariel Borrero, un hombre que regularmente destaca a la ofensiva y a la defensa, impulsador nato y eje fundamental en los éxitos de su conjunto, encabezó un selecto grupo, donde también militaron dos camagüeyanos, Leslie Anderson, quien puede desempeñarse con acierto el la primera base y los jardines y el camarero Yusquiel García, un muchacho en pleno ascenso en nuestra pelota, y el tunero Danel Castro, utilizado últimamente como camarero y designado para aprovechar así su consistente bateo.

Redondearon el infield oriental el torpedero de Villa Clara Eduardo Paret, número uno en el país dados su indiscutible calidad y resultados, el antesalista, camarero y jardinero guantanamero Vismay Santos, devenido líder jonronero en la campaña, con un total de 14 vuelacercas; Amaury Suárez, un tercera base con solidez en su bateo y que rinde mucho cada año para la causa tunera, y el versátil avileño Yorelvis Charles, pelotero que lo mismo puede actuar con acierto en la antesala, el campo corto y el segundo cojín y que ha demostrado su estelaridad dentro y fuera del país.

El llamado hombre 400 de la pelota antillana, el jardinero derecho Osmani Urrutia, los prometedores granmenses Yoennis Céspedes y Alfredo Despaigne, conjuntamente con el villaclareño Dayán Viciedo –solo 16 años y también antesalista-, y otros dos que vuelven por sus fueros, los zurdos guantanameros Roberquis Videaux y Giorvis Duvergel conformaron un envidiable sexteto de patrulleros. Como designado actuará el santiaguero Pedro Poll.

En el pitcheo fueron convocados el villaclareño Luis Borroto, envuelto en otra buena temporada y máximo ganador con ocho juegos, el zurdo avileño Maikel Folch, líder en ganados y perdidos con siete y cero, Lázaro Pausa Pérez de Corcho, un ex metropolitano que le ha ido muy bien con Las Tunas y ya archiva seis decisiones a su favor, el novato granmense Alberto Soto, una de las mayores promesas no solo de su provincia si no de Cuba, con sobrados atributos para llegar a convertirse en un lanzador estelar, el experimentado Michel Pino Feo (Ciego de Ávila), reverdeciendo laureles, el laborioso tunero Ubisney Bermúdez, el incansable holguinero Luis Miguel Rodríguez, el efectivo avileño Alien Mora, y otro granmense, Yanier Rodríguez, con resultados igualmente meritorios en la actual justa.

Por Occidentales tuvieron la oportunidad de demostrar sus aptitudes los máscaras Eriel Sánchez (Sancti Spíritus), recio toletero e integrante de los recientes equipos Cuba a los compromisos internacionales de mayor envergadura, el metropolitano Jockey Gil, quien se ocupa indistintamente la receptoría y la inicial, y el pinero Vladimir García, un hombre que se echa prácticamente los 90 partidos de su conjunto, Isla de la Juventud, detrás del home.

Para defender el cuadro salieron al terreno otros cuatro pineros, el inicialista Luis Felipe Rivera, quien con poco ruido ha venido realizando una destacada función a la ofensiva y a la defensa, Dainniel Gálvez, el torpedero Juan Carlos Moreno, un muchacho con mucha calidad en todos los aspectos y el inmenso antesalista Michel Enríquez, enfrascado en fuerte porfía por el liderazgo de los bateadores.

El industrialista Enrique Díaz, el hombre que más bases ha estafado en la pelota cubana, el habanero Michel Rodríguez, buen defensor de la esquina caliente y excelente bateador, el primera base pinareño Jorge Padrón, con un año más de experiencia y el estelar tercera base Yulieski Gourriel completaron la nómina de los jugadores de cuadro occidentales.

Los tres guardabosques de Industriales Yoandry Urgellés (lf), formidable bateador para todas las bandas, Carlos Tabares, todo un consagrado en la pradera central, con esa manera tan elegante y peculiar de fildear (25 juegos consecutivos bateando de hit), y Serguei Pérez (rf), otro desbordado a la ofensiva y poseedor de un poderoso brazo hicieron de las delicias de sus seguidores en el parque capitalino, y en cuya área se incluyeron además el consagrado espirituano Frederich Cepeda, el pinareño Alexei Ramírez, otro versátil jugador de potencialidades a granel y el novel cienfueguero José Dariel Abréu, de quien se espera mucho en el futuro. El matancero Yoandri Garlobo será el designado.

Un profundo cuerpo de serpentineros se alistó para este Juego de las Estrellas por Occidente, donde se incluyeron figuras de la talla del destacado zurdo industrialista Maicel Díaz, Yadier Pedroso, del Habana, quien despunta como un estelar del montículo, el pinareño Vladimir Baños, con una mejor campaña, el reaparecido zurdo cienfueguero Yosvani Pérez, dispuesto a volver a vestir la franela nacional, Yadel Martí, de Industriales, envuelto en otra exitosa campaña; el brazo de hierro de la Isla de la Juventud, el veterano Carlos Yanes, y el rascacielos pinareño Pedro Luis Lazo, uno de los máximos exponentes de este importante departamento en la actualidad.

Fue un formidable duelo. Las estrellas del momento de nuestro pasatiempo nacional engrandecieron con su brillo –también se realizaron las gustadas pruebas de habilidades- tan esperado espectáculo y sobre la grama de este histórico parque Latinoamericano nuestros peloteros revelaron una vez más el porqué nuestro béisbol amateur es el mejor del mundo

No hay comentarios.: