2006/01/09


Matanzas quiere salir del frío sótano

RAFAEL ROFES PÉREZ
rofillo@yahoo.com.mx

El otrora jugador de cuadro de Matanzas, Eduardo Cárdenas, ahora como entrenador. (Foto: Juan Moreno)


Considerado por la mayoría de los entendidos como el equipo más débil de la actual XLV Serie Nacional de Béisbol, conjuntamente con Metropolitanos, Matanzas concurre a esta temporada cuajado de figuras noveles con muchos deseos de jugar a la pelota y con el objetivo de brindar a sus parciales un mejor espectáculo.

Temidos años atrás por aglutinar en su alineación a bateadores de clase en nuestros clásicos como lo fueron sin dudas Lázaro Junco, Fernando Sánchez, Julio Germán Fernández, Juan Manrique, José Estrada, Juan Luis Baró, el ya fallecido Carlos Kindelán, Eduardo Cárdenas y otros, por solo citar algunos, los matanceros carecen ahora de hombres con el nivel y estelaridad de aquellos, pero confían en que un futuro no muy lejano, los jóvenes que hoy conforman la nave yumurina puedan enrumbar su proa hacia la cima, e inscribir sus nombres con letras doradas en nuestro pasatiempo nacional.

En la nómina de Matanzas solo el patrullero derecho Yoandri Garlobo, con 9 temporadas, el jugador de cuadro Dunier Serrano, con 5, y los lanzadores zurdos Lázaro Garro y Yosvani Fonseca, con 16 y 7, respectivamente, aparecen como los hombres de mayor calibre, junto a 10 novatos y otros cuatro que solo han jugado un año y 8 con dos, lo que demuestra a las claras la poca experiencia de sus peloteros en tan fuerte lid.

Caras con poco fogueo y otras con ninguno, entre éstas las de los receptores Lázaro Herrera, con tres campañas, Yaimel Alberro con dos y el debutante Alexander Llanes; las de los jugadores de cuadro Yosbel Noda, Alexis Moré y Yadiel Mujica, con dos campañas, Jefferson Delgado y Yariel Duque con una y los novatos Yandi Canto y Adriano Capote; y los jardineros Dermis Valdés, con dos temporadas, Yasser Pérez con 4, conjuntamente con los principiantes Daniel Rodríguez, Yassiel Varona, Ariel Sánchez y Chery García, tratan de abrirse paso en el mundo de las bolas y los strikes, en esta, la tierra más fértil del béisbol amateur del planeta.

Según declaraciones del ex antesalista Eduardo Cárdenas, ahora imbuido en su nueva función como entrenador, "Matanzas quiere salir del frío sótano en esta temporada beisbolera; es nuestro objetivo principal en esta Serie y para eso se ha venido trabajando muy seriamente con el equipo. Tenemos el privilegio de contar con un colectivo de dirección muy capaz, encabezado por el propio mentor Alfonso Urquiola, Jesús Guerra, Roberto Medina, Jesús Salgado y el preparador físico Iván Azcuy, además de las sabias orientaciones de Lázaro Junco, delegado del conjunto, y Leonardo Goire, comisionado en la provincia.

"Estamos convencidos que dentro de dos ó tres años Matanzas volverá a hacerse sentir en la pelota cubana, pues el juego diario permitirá a nuestros peloteros ir ganando la confianza y experiencia necesarias que los conduzcan a un mejor desempeño en venideras campañas, independientemente de que hoy los muchachos salen al terreno con el espíritu de victoria en cada salida, y seguro estoy que no serán un manjar para nadie, pues están deseosos también de regalar muchos alegrones a su afición", sentenció Cárdenas.

El otrora lanzador de los equipos de Pinar del Río y Cuba, Jesús Guerra, hoy entrenador de pitcheo de los "cocodrilos" matanceros en esta Serie Nacional a solicitud de los directivos de la pelota de ese territorio, se siente optimista con el desempeño futuro de los lanzadores bajo su tutela.

"Estos jóvenes tienen un mundo por delante, y algunos de ellos poseen condiciones envidiables para llegar muy lejos si se lo proponen.

"Lázaro Garro, Yosvani Fonseca y Carlos Cairo, los más experimentados, podrían ganar unos cuantos juegos y esperamos un comportamiento mucho más estable de ellos en esta Serie, para la cual se han preparado bien y están en condiciones de llevar en parte el peso de este importante departamento", señaló Guerra.

"Yuset Pagés y Daniel Medina, en su segunda temporada, Jorge Antonio Martínez, Youser Aguilar y Guillermo Tortoló, en su tercera, y el novato Yoanndis Negrín, principalmente, podrían aportar buenos dividendos al equipo, pues calidad tienen por arrobas."

Lo cierto es que Matanzas dispone en estos momentos con el material humano con cualidades suficientes como para copar los planos de privilegio de la pelota en la Isla en un plazo no muy lejano, algo que sin dudas sería muy saludable y estimulante para nuestro béisbol, que recientemente celebró el 131 aniversario del primer juego oficial de pelota en Cuba, efectuado el 27 de diciembre de 1874, precisamente en el parque Palmar de Junco, de esa provincia, y donde igualmente dijeron adiós al deporte activo tres glorias de la disciplina de ese terruño como los son sin dudas el receptor Juan Manrique, el jardinero José Estrada y el antesalista Eduardo Cárdenas.

Tomado de Cubahora
http://www.cubahora.co.cu/

No hay comentarios.: