2006/06/07

¡DIME QUÉ ELO TIENES Y TE DIRÉ QUÉ JUGADOR ERES!

RAFAEL ROFES PÉREZ
rofillo@yahoo.com.mx


El deporte es salud y vida. EJERZA SU VOTO EN LA ENCUESTA SOBRE EL MUNDIAL DE FÚTBOL ALEMANIA 2006... Acceda al sitio oficial de este Mundial... Les recomiendo este otro sitio cubano (CUBAHORA)... VEA EN IMÁGENES LA GRAN FINAL DE LA PELOTA EN CUBA


La actuación de los ajedrecistas cubanos Lázaro Bruzón y Leinier Domínguez en importantes eventos internacionales ha tenido una gran incidencia en la popularidad del llamado “juego ciencia” entre los amantes del deporte en nuestro país.

Resulta común ver a los aficionados a este deporte desarrollar sus partidas en el portal de una casa, el banco de un parque y hasta en una para de ómnibus, fenómeno que pudiera considerarse como la nueva fiebre del ajedrez en nuestra Isla.

Es increíble cómo ha crecido el conocimiento de la fanaticada cubana al punto de que no resulta difícil escucharlos hablar de la Defensa Siciliana, las Aperturas Española o la Inglesa, como si se tratara de una receta de cocina.

Pero en medio de esa pasión, un nuevo término se abre paso entre los amantes al Ajedrez, se trata del ELO, parámetro que refleja con bastante exactitud la fuerza y nivel de cada jugador. Precisamente sobre el ELO abundaremos en las siguientes líneas.

En primer lugar, no se trata de una sigla como muchos creen, sino que es el apellido de un húngaro nacionalizado estadounidense de nombre Harpard, quien nació en 1903 y falleció en 1992.

Doctor en Ciencias Físicas y profesor de la Universidad de Wisconsin, Harpard Elo ideó un método estadístico que mide o representa la fuerza de juego relativa entre los trebejistas.

Según el licenciado Rogelio Milián, especialista en la materia, el ELO se basa en la proporción acumulativa de la teoría de las probabilidades, que mediante fórmulas matemáticas y tablas con valores conocidos podemos encontrar el resultado final de cada uno de los ajedrecistas.

En esencia, es una cifra de cuatro números que funciona cual identificación para cada jugador, al punto de que ya se ha hecho común aquella frase: “Dime qué ELO tienes y te diré qué jugador eres”.

El doctor Elo lo introdujo allá por la década de los 60 en varios torneos estadounidenses y fue autorizado internacionalmente en el Congreso de la Federación Internacional celebrado en Alemania en 1970. En la actualidad existe un ELO inicial para los hombres de 2000 puntos, mientras que para las mujeres es suficiente 1800 unidades.

Dependiendo del ELO promedio se determinan las categorías de los torneos, las cuales van desde la I hasta la XX o más. Tengamos en cuanta que el Campeonato Mundial celebrado el pasado año en la localidad argentina de San Luis tuvo categoría XX de la Federación Internacional gracias al ELO promedio de sus ocho competidores: 2738.

Unos días después el talentoso jugador cubano Lázaro Bruzón participó en el torneo Samba Cup en Dinamarca, el cual tuvo categoría XVI y un ELO promedio de 2638, es decir 100 puntos menos.

En la actualidad los jugadores tratan de participar en torneos acordes a su ELO, pues lidiar en certámenes que estén por debajo de sus guarismos los obligaría a tener una actuación casi perfecta. El sistema presiona, pues cada jugador debe cumplir una expectativa en cada torneo (los especialistas le llaman expectancia).

Por ejemplo, en el ya mencionado torneo de Dinamarca, Lázaro Bruzón, con ELO de 2677, estaba obligado a realizar 5 puntos y medio de 9 posibles, pues de hacer menos perdía varias unidades en su total. Es decir, atendiendo a su ELO los jugadores participantes en cada torneo tienen una expectativa de resultado, si la hacen mantienen su ELO, si quedan por debajo pierden puntos, si la superan ganan unidades.

LOS 2700, UN CLUB BIEN REDUCIDO

Cuando en el béisbol un pelotero tiene un average de 350, se considera muy bueno y no son muchos los que pueden exhibir esa cifra a lo largo de su carrera. Lo mismo ocurre en el Ajedrez. Son contados los casos de jugadores que al menos una vez en su vida han llegado a la cifra de 2700 puntos ELO.

Según un estudio del polaco Przemek Jahr y que llegó a nosotros por cortesía del Maestro Nacional Joel Ibarra, únicamente 36 jugadores en toda la historia pueden vanagloriarse de haber alcanzado en algún momento de su carrera tan codiciada cifra.

El listado lo encabeza el extractase azerí Garri Kasparov, quien en julio de 1999 llegó a la suma récord de 2851 puntos, superando al ruso Vladimir Kramnik, poseedor de 2809 puntos en enero del 2002. Fuera de estos dos trebejistas ningún otro ha llegado a los 2800.

Ya dentro de los 2700 el indio Viswanatan Anand llegó a 2797 en julio del 2001, mientras el búlgaro Veselin Topalov sumaba 2788 en julio del 2005. El listado histórico incluye en la quinta plaza al controvertido estadounidense Robert Fischer con 2785 en abril de 1972, entre tanto otro ex campeón mundial, el rudo Anatoli Karpov, es sexto con 2780 unidades.

El club de los diez más altos ELO se completa con el húngaro Peter Leko (2763 en abril del 2005), el ruso Alexander Morozevich (2758 en julio de 1999), el inglés Michael Adams (2755 en julio de 2000) y el ucraniano Vasssily Ivanchuk (2752 en julio del 2005).

Vale mencionar que en este selecto grupo también se ubica la húngara Judith Polgar, quien en julio del 2005 logró su cota más alta con 2735 puntos, siendo la única mujer en sobrepasar la barrera de los 2700.

Aclaro que no se trata del actual ranking mundial, sino de un listado con los más altos de la historia, pues el ELO no es una cifra definitiva, ya que varía de acuerdo a la actuación en cada torneo.

En el caso de los cubanos la cifra más alta lograda hasta el año anterior era para Lázaro Bruzón, quien en octubre llegó a 2677 puntos, que lo ubicaba en el puesto 26 del ranking del mundo, el cual sigue dominado por Kasparov con 2812.

¿Y JOSÉ RAÚL CAPABLANCA?

Aunque en la época donde reinó el genial cubano José Raúl Capablanca no se llevaba el ELO, estudios posteriores sí nos acercan bastante ala cifra que pudo haber alcanzado el criollo, quien fue Campeón Mundial desde 1921 hasta 1927.

Capablanca participó en 29 torneos de gran nivel, de los cuales ganó 15 y en nueve quedó subcampeón. No obstante, en su momento de mayor esplendor los especialistas ubican el ELO de Capablanca en una cifra muy cercana a los 2730. Esa suma ubicaría al genio cubano en la posición 19 entre los máximos acumulados en toda la historia.

En resumen puedo decir que más que los títulos en torneos, los jugadores y los aficionados están hoy más pendientes del ELO que de ganar una competencia. La lucha contra la llamada expectancia es algo que preocupa a los trebejistas, pues la batalla no es tanto contra los rivales, sino contra su propio ELO.

Tener un coeficiente alto asegura la invitación a torneos de mayor prestigio. A fin de cuentas los organizadores, los que pagan, muchas veces tienen en cuenta aquello de “¡Dime qué ELO tienes y te diré qué jugador eres!” (Trabajo cortesía del colega Nelson de la Rosa Rodríguez).


------------------------------------------

-ENCUESTA MUNDIAL DE FÚTBOL ALEMANIA 2006...

- SITIO OFICIAL DEL MUNDIAL DE FÚTBOL...

-HISTORIA DE LAS COPAS MUNDIALES...

-VEA EN IMÁGENES LA GRAN FINAL DE LA PELOTA EN CUBA....

-----------------------------------------------------

Gracias por visitar mi Blog. Vuelva pronto. ESPERO POR SUS OPINIONES. Muchas gracias








No hay comentarios.: