2006/06/01

DOPING: un fenómeno de actualidad en el deporte

RAFAEL ROFES PÉREZ
rofillo@yahoo.com.mx

Por estos tiempos se escucha hablar con mucha frecuencia de atletas “dopados”, de controles antidoping, laboratorios, sustancias prohibidas… Precisamente por este motivo trataré de acercarlo a usted, amigo lector, a las interioridades de este fenómeno.

Primero les diré que en los pasados Juegos Olímpicos de Atenas 2004 24 deportistas fueron separados del certamen debido, en unos casos a la ingestión de sustancias prohibidas y en otros la negativa a comparecer en los controles.

Entre los casos más “sonados” estuvieron los de los monarcas Irina Korzhanenko, de Rusia, y los húngaros Robert Fazekas y Adrian Annues, titulares en bala, disco y martillo, respectivamente.

Otros medallistas suspendidos fueron los pesistas Ferenc Gyurkovicks, de Hungría, y el griego Leonidas Sampanis, así como la ciclista colombiana María Luisa Calle. Gyurkovicks había ganado medalla de plata, mientras Sampanis y La Calle accedieron a las preseas de bronce.

Aunque la cifra de infractores en Atenas 2004 solo constituyó el 0,2 por ciento de los más de 11 mil participantes, ésta sigue siendo elevada en una justa de alta competición donde participan los mejores deportistas del orbe y en la que se espera la mayor honestidad.

¿QUÉ ES EL DOPING?

El doping forma parte del concepto englobador de “trampa deportiva”. La trampa en el deporte consiste en transgredir los reglamentos vigentes, tanto en letra como en espíritu, de cualquier competencia atlética.

De acuerdo al Comité Olímpico Internacional (COI), doping es la administración o uso, por parte de un atleta, de cualquier sustancia ajena al organismo, o cualquier sustancia fisiológica tomada en cantidad anormal –o por una vía anormal- con la sola intención de aumentar en un modo artificial y deshonesto el rendimiento en una competición.

Cuando la necesidad requiere tratamiento médico con alguna sustancia, que debido a su naturaleza, dosis o aplicación puede aumentar el rendimiento del atleta en la competición de un modo artificial y deshonesto, también se considera doping.

Para implementar este concepto, el COI ha publicado una lista de sustancias prohibidas y ha desarrollado un programa de detección de drogas en las Olimpiadas y otras competiciones para detener el uso de estas sustancias.

BREVE HISTORIA DEL DOPAJE

En todas las épocas el ser humano ha querido superar su capacidad física o síquica a través del empleo de métodos más o menos naturales. En la antigüedad, y en vísperas de las competiciones, los primeros atletas olímpicos consumían carne de cabra o de toro, así como determinadas infusiones. Tras la II Guerra mundial, el progreso de la medicina y la aplicación de altas tecnologías a los métodos de entrenamiento perfeccionaron las técnicas del dopaje. El consumo de anfetaminas, uno de los primeros fármacos utilizados con este fin, tuvo trágicas consecuencias en el ciclismo (los respectivos fallecimientos, en 1960 y en 1967, de los corredores Enemark Jensen y Tom Simpson, revelaron la amplitud del fenómeno).

No obstante, casi todas las especialidades y modalidades deportivas han terminado por resultar afectadas, muy especialmente el atletismo, la halterofilia, o la natación, pero también aquellas que requieren una especial resistencia al esfuerzo prolongado.

Los primeros controles antidopaje fueron realizados en el Tour de Francia (una de las más prestigiosas lides del ciclismo mundial) y en los Juegos Olímpicos de 1968. Durante la década de los 70 las hormonas (que luego serían prohibidas en 1974) sustituyeron a los estimulantes y analgésicos como principal sustancia dopante.

¿POR QUÉ EXISTE EL DOPING?

Las aparición y extensión del doping se debe en gran medida a factores externos a la misma esencia del deporte, como el abuso de fármacos que se da en la actualidad y a la presión que ejerce la sociedad sobre el deportista al que se le exige una superación continua de su rendimiento deportivo.

Hoy en día el medicamento no solo se usa para combatir la enfermedad, sino también como ayuda en estados fisiológicos límites como cansancio, dolor, sueño, ansiedad y otros.

En definitiva se usa el doping para obtener el triunfo o para conseguirlo con menor esfuerzo. El deporte ocupa un lugar destacado en las sociedades modernas. El profesionalismo impulsado por las empresas y la televisión llevan a los deportistas a esfuerzos tremendos y a una superación constante. También el atleta ante una expectativa de mayores beneficios se sube a esa carrera desenfrenada y como le resulta difícil mantener ese ritmo con medios naturales recurre al doping.

También hay deportistas amateurs que se dejan seducir por promesas de cientos de productos que le pueden ayudar a practicar un deporte con más intensidad o a obtener resultados deportivos que de otra manera no conseguirían y que buscan afanosamente por motivos de prestigio personal o social.

¿POR QUÉ ESTÁ PROHIBIDO EL DOPING?

El doping está prohibido por dos causas fundamentales: ético-morales y médicas. Las primeras están sustentadas en la filosofía misma del deporte y el doping como modelo de deslealtad deportiva, ataca al corazón mismo de esta filosofía, ya que hace más importante alfil (ganar de cualquier modo) que al medio (el deporte como forma de vida).

Por su parte las causas médicas son muchas, pero todas giran alrededor de dos aspectos básicos: la agresión a sí mismo (el daño a la propia salud) y la agresión al contrario (daño moral y físico al competidor).

Según las normas del Comité Olímpico Internacional hay varios grupos de sustancias prohibidas, entre las que se destacan: estimulantes, analgésicos, narcóticos, betabloqueantes y diuréticos.

En la actualidad los controles antidoping han demostrado que los atletas no se dopan durante la competencia, sino meses antes con el objetivo de asimilar mayores cargas de entrenamiento, que a la postre les garantizarán un resultado mayor en el momento de la definición.

Entre los casos más famosos de doping se encuentra el del velocista canadiense Ben Jonson, quien después de ganar la final de los 100 metros planos en los Juegos Olímpicos de Seúl-88 con impresionante registro de 9 segundos y 79 centésimas, tuvo que devolver su medalla al comprobarse que había ingerido sustancias prohibidas.

Su caso fue tan evidente que incluso especialistas argumentaron que su capacidad de entrenamiento era tal que sus extremidades inferiores parecían diseñadas, moldeadas para la carrera y no para andar caminando.

Diez años después, en 1998, las autoridades francesas descubrieron numerosa dosis de la sustancia Eritropoyetina en los equipajes de varios de los equipos que participarían en el Tour de Francia. Ese mismo año fueron suspendidos los atletas norteamericanos Randy Barnes y Denis Mitchel, además del nadador irlandés Michelle Smith, entre otros.

Hoy el número de controles aumenta, los laboratorios se siguen fortaleciendo, los casos detectados son mayores, porque mayor es el número de los que intentan alcanzar la gloria, la fama, el reconocimiento público con el menor esfuerzo posible, haciendo trampas. Contrasta esa actitud con los deportistas íntegros, los que basa su rendimiento fruto del trabajo de preparación, de dedicación, de entrega diaria en busca de superarse a sí mismos.

El deporte en esencia es fuente de vida, de bienestar, de salud, y las competencias sirven para demostrar cualidades, confraternizar y compartir. Cuando el campeonismo es lo más importante en la vida de un atleta se olvida la premisa del Barón Pierre de Coubertain: “Lo importante no es ganar, sino competir.”

LABORATORIO ANTIDOPING DE CUBA

En lo que constituye un valioso aporte al desarrollo del deporte a favor de la transparencia en las competiciones, el Laboratorio Antidoping de Cuba se inauguró en el 2001, y este eleva cada día su prestigio dada la calidad y rigor científico en el cumplimiento de su misión.

Mario Granda, director del Instituto de Medicina Deportiva y Laboratorio Antidoping, ha explicado que la realización de una prueba de este tipo en otro país cuesta entre 150 y 250 dólares, por lo que Cuba logra un ahorro importante de divisas.

El centro apoya con su labor la realización de numerosos certámenes internacionales en el archipiélago, además constituye una opción para naciones subdesarrolladas, sobre todo en la región.

Lograr la excelencia de los servicios es la principal tarea que anima al colectivo de trabajadores, ante la creciente demanda para exámenes de ese tipo. Por su concepción prevalece el sentido educativo y no económico, y es necesario seguir la lucha mundial contra ese flagelo que es el dopaje.







1 comentario:

Ariel Berkowitz dijo...

Excelente el Artículo del dopaje, agregaré un post en mi blog recomendandolo. ¿Sabía también algo sobre el dopaje génico? Leí unos papers hace un par de semanas en donde deportistas de altisimo rendimiento, modificaban los genes de sus fibras musculares, por ejemplo, para un velocista de 100m planos, debe tener en gran mayoría dentro de sus fibras, fibras rápidas. Modificando los genes se producían en mayor porcentaje fibras rápidas, obviamente se complica el tema de controlar esto ya que no se puede detectar el dopaje. Feliciades nuevamente por el Artículo.
Saludos, desde Chile
Ariel Berkowitz
aberkowitzc@gmail.com