2006/01/30

CUBA EN JUEGOS CENTROAMERICANOS
Su accionar en las primeras siete justas (I)

RAFAEL ROFES PÉREZ
rofillo@yahoo.com.mx


(¡¡¡¡VER-ÚLTIMA HORA-LOOK-LAST TIME!!!!)

Con el objetivo de que usted, amigo lector, quien tiene la gentileza de visitar asiduamente esta página, conozca todo lo relacionado con el accionar de Cuba en Juegos Centroamericanos y del Caribe, ponemos a su consideración una serie de trabajos que iniciamos con este, enmarcado en las primeras siete justas en las cuales tomó parte la mayor de las Antillas (1926-1954, excepto la correspondiente a 1959, donde los cubanos no participaron).

Los certámenes regionales de nuestra área poseen el privilegio de ser los más antiguos del mundo de la era moderna, los cuales contaron desde su nacimiento con el apoyo del Comité Olímpico Internacional (COI).

Los I Juegos Centroamericanos tuvieron a México como su primer anfitrión, en 1926, país que acogió, además de sus 136 representantes, a competidores de Guatemala (20) y Cuba (113), quienes intervinieron en siete disciplinas: atletismo, baloncesto, béisbol, esgrima, natación, tenis y tiro, sólo en el sexo masculino.

Por naciones México con 25 preseas doradas, 24 plateadas y 11 bronceadas resultó el ganador, en tanto Cuba (14-15.15) y Guatemala (0-0-3), ocuparon las restantes posiciones en ese orden.

El primer medallista de oro de estos I Juegos lo fue precisamente un cubano, Enrique Ross, en tiro, mientras también descollaron sus coterráneos Ramón Fonst (esgrima), vencedor en el florete, sable y espada, y Leonel “Bebito” Smith (natación) con tres doradas, en los 400 y mil 500 estilo libre, y en el relevo de 4x100 en igual modalidad.

Entre el 15 de marzo y 5 de abril de 1930, La Habana acogió la II edición de esta fiesta centroamericana. Ahora serían nueve las naciones concursantes: Costa Rica, El Salvador, Guatemala, Honduras, Jamaica, México, Panamá, Puerto Rico y Cuba, lo cual posibilitó que se elevara la cifra de competidores (606), al igual que las disciplinas: atletismo, baloncesto, béisbol, esgrima, fútbol, natación, tenis, tiro y voleibol.

Cuba, apoyada en su condición de país sede, pasó a ocupar la posición cimera al acumular 66 medallas (28-19-19), para relegar así a México a la segunda plaza, que sumó 40 (12-18-10).

Destacados en esta oportunidad fueron los criollos Darío Álvarez (atletismo), triunfador de los 800 y mil 500 metros planos; Ramón Fonst (esgrima), primero en florete y espada, y totalizar en ambas armas 21 éxitos sin la sombra de un revés; Leonel “Bebito” Smith (natación), titular en 400 y mil 500 metros estilo libre y el relevo de 4x100, y el también tritón Pablo la Rosa, ganador en 100 metros libre y 100 dorso e integrante igualmente del relevo.

La particularidad más significativa de estos II Juegos lo constituyó la presencia de la mujer en este tipo de encuentro con demostraciones de seis deportistas cubanas en el tenis.

El Salvador organizó la III versión (16 de marzo al 5 de abril de 1935) con la asistencia de igual cantidad de naciones que en La Habana y un aumento en los deportes, cuya cifra se elevó a 14. En esta ocasión tomaron parte oficialmente atletas del sexo femenino, quienes lidiaron en baloncesto y tenis (México, Cuba y El Salvador) y voleibol (México y El Salvador). México recuperó la supremacía por países al agenciarse 78 medallas (37-20-21), por delante de Cuba, 85 (31-30-24) y Puerto Rico, 15 (5-5-5), segunda y tercera, respectivamente.

En Panamá se desarrolló la cuarta justa del área (del 5 al 24 de febrero de 1938). Esta vez a los Juegos Centroamericanos se les agregó un nuevo segundo apellido, del Caribe, como se les seguirían llamando hasta el presente.

Caracterizaron a esta reunión atlética el incremento de participación femenina, cifra que se elevó a 187 competidoras, quienes lidiaron en atletismo, baloncesto, natación, tenis y voleibol, y los halagüeños resultados del país sede, el cual en los juegos anteriores sólo consiguió una medalla de oro, cinco de plata y otra bronceada, por 24-23-20 en esta oportunidad, situándose en el segundo escaño en la tabla de naciones, y relegar así a Cuba a la tercera plaza con 23-17-19.

Entre los días 8 y 28 de diciembre de 1946 se celebró la V fiesta centrocaribeña en la ciudad colombiana de Barranquilla. Nuevamente continuó la pugna entre las representaciones de Cuba y México por la supremacía. Los cubanos volvieron a la cúspide, en tanto Panamá fue tercero, por lo que se mantuvo en la vanguardia. Los criollos archivaron 78 preseas (29-26-23), los aztecas, 76 (26-22-28) y los istmeños, 40 (13-17-10).

Varias figuras sobresalieron por Cuba en la lid, entre ellas el velocista Rafael Fortún, triunfador en los 100 y 200 metros planos en el atletismo, y el ciclista Reinaldo Paseiro, puntero en los mil metros contra reloj en el ciclismo.

Guatemala, una de las pioneras de estas lizas, asumió la responsabilidad de los VI Juegos (1950), con la presencia de delegaciones de 14 países en 18 deportes, al sumarse el boliche y los ecuestres, que sustituyeron al frontenis y al softbol. Cuba alistó a 166 deportistas, 14 de ellos mujeres. Era la tercera delegación más numerosa, sólo detrás de los anfitriones (309) y México (253).

México recuperó la corona al sumar 93 medallas (43-24-26), secundada por la mayor de las Antillas, 79 (24-27-28), y Puerto Rico, 29 (12-7-10). Otra vez brillaron el ciclista Reinaldo Paseiro, quien repitió su victoria de Barranquilla, y Rafael Fortún, rey de los 100 metros planos y submonarca en los 200, detrás de su eterno rival, el jamaicano MacKenley.

En 1954 México ratificaría su hegemonía al albergar en su seno la VII edición de estas justas y sacar una ventaja mayor a los criollos. Los aztecas se colgaron al cuello 125 preseas (48-43-34), por 66 los cubanos (28-18-20) y 53 los venezolanos (14-18-21), nuevos ocupantes de la tercera casilla.
Cuba inscribió competidores en 14 de las 19 disciplinas en concurso, e increíblemente no estaba incluida su novena de béisbol, nuestro deporte nacional. Como siempre, el atletismo cubano hizo un significativo aporte en el número de medallas de oro, con otro rotundo éxito del inmenso Rafael Fortún en los 100 lisos, y la merecida victoria de Angelito García en los 400m al superar al recordista mundial olímpico y campeón olímpico de Helsinki-52, George Rhoden, de Jamaica.

Como señalé al inicio de este trabajo, Cuba no asistió a los VIII Juegos de Caracas, en 1959, porque por esos días triunfó la Revolución cubana liderada por Fidel Castro, la cual produjo un trascendental viraje político en nuestro país, y que contribuiría posteriormente al auge y consolidación del movimiento deportivo en la Isla.

(Fuente: Un siglo de deporte olímpico Cuba y América Latina, de Fabio Ruiz Vinageras).

(CONTINUARÁ)

+SERÍA REALMENTE UN PLACER CONOCER SUS CRITERIOS Y OPINIONES. PUEDEN CONTACTAR CON QUIEN SUSCRIBE A MI DIRECCIÓN DE CORREO ELECTRÓNICO: rofillo@yahoo.com.mx
ESPERO POR SUS MENSAJES। MUCHAS GRACIAS.

---------

alta en buscadores

Buscar vuelos

Despedidas de soltera

floristeria

millennium seguros

morera vallejo

practicar ingles

reclamaciones

restaurante erotico madrid

tarot



2006/01/28


José Raúl Capablanca: Nuestro Campeón Mundial de Ajedrez

RAFAEL ROFES PÉREZ
rofillo@yahoo.com.mx



Es imposible comprender
el mundo del ajedrez
sin mirarlo con los ojos
de Capablanca.

Mijail Botvinnik.

El 19 de noviembre de 1888 nació en La Habana, un genio de las 64 casillas, el cubano José Raúl Capablanca, impulsor de la escuela científica y flamante campeón mundial en la primera mitad del siglo XX, quien se ubica junto a los grandes maestros Phillidor y el norteamericano Paul Morphy, entre los creadores de estilos imperecederos.

Desde muy niño este hijo ilustre de la mayor de las Antillas demostró sus extraordinarias dotes como jugador, quien con sólo cuatro años de edad dio una señal de alerta a los trebejistas de la época.

Cuentan que al presenciar una partida, en la cual participaba su padre, este realizó un movimiento en falso con el caballo que puso en evidencia la pérdida del duelo, lo cual motivó al pequeño comentar a su progenitor: “Tú no puedes hacer eso”.

Todos los allí reunidos quedaron asombrados con la exactitud de aquel muchachito en sus análisis. A los pocos días enfrentó a su padre y a algunos amigos de este, quienes se vieron obligados a inclinar su rey. No pudieron ante el empuje de un campeón en ciernes.

Ya a los 12 años se convierte en titular de Cuba, y a los 21, siendo aún un desconocido, se consagró como maestro de categoría internacional, al vencer sorprendentemente en un match al gran maestro estadounidense Frank J. Marshall, en 1909, a quien superó ocho veces, entabló 15 partidas y sólo cayó en una.

En rápida sucesión continuó su ascenso vertiginoso al triunfar en los fuertes certámenes internacionales de San Sebastián (1911), Londres (1922) y Nueva York (1927).

En el primero de estos enfrentó a destacadísimas figuras como Rubinstein, el propio Marshall, Schlechter, Tarrash, Nimzowitsch, Janowski, Maroczy, Spielmann, Burns, Bernstein, Teichmann, Vidmar, Duras y Leonhardt. Sólo Akiba Rubinstein pudo doblegarlo, lo cual no impidió que conquistara el cetro al salir airoso en seis cotejos y dividir el punto en otros siete.

Pero el momento culminante en la carrera de Capablanca se produjo en 1921, al derrotar en el match por el título mundial al alemán Enmanuel Lasker, en la capital cubana.

En esta crucial batalla –pactada a 24 partidas- el criollo se agenció la corona tras batir en la decimocuarta porfía a su calificado rival, quien renunció a la defensa de su trono por considerarse incapaz de superar al genio antillano, dueño del reinado mundial hasta 1927, cuando cedió ante el ruso-francés Alexander Alekhine.

Víctima de una fulminante hemorragia cerebral dejó de existir, un 8 de marzo de 1942, este grande del ajedrez, quien fuera sobresaliente en todas las facetas del juego, tanto ofensivas como defensivas.

Hoy, José Raúl Capablanca continúa moviendo con certeza las piezas sobre el tablero. Sus fuertes y complicadas combinaciones que confundían a sus oponentes, se reflejan día tras día en los ajedrecistas de la Isla y de otras regiones del planeta, quienes aspiran a ser como él: un gran campeón.

ACTUACIONES RELEVANTES DE ESTE GRAN CAMPEÓN

Campeón mundial desde 1921 hasta 1927
Oro como primer tablero en la Olimpiada Mundial de Buenos Aires 1939 (seis éxitos y cuatro reveses)
Oro en el Torneo Internacional de San Sebastián 1911
Oro en el Torneo Internacional de San Petersburgo 1913 (categoría XIII)
Oro en el Torneo Internacional de Londres 1922
Oro en el Torneo Internacional de Nueva York 1927 (categoría XV)
Oro en el Torneo Internacional de Moscú 1936 (categoría XIII)
Oro en el Torneo Internacional de Nottingham 1936 (categoría XIV)

PARTIDA NÚMERO 14 DEL MATCH POR LA CORONA MUNDIAL, ABRIL DE 1921

BLANCAS: Enmanuel Lasker.
NEGRAS: José Raúl Capablanca.

1. P4R, P4R; 2. CR3A, CD3A; 3. A5C, C3A; 4. 0-0, P3D; 5. P4D, A2D; 6. C3A, A2R; 7. AXC, AXA; 8. D3D, PXP; 9. CXP, A2D; 10. A5C, 0-0; 11. TD1R, P3TR; 12. A4T, C2T; 13. AXA, DXA; 14. C5D, D1D; 15. P4AD, T1R; 16. P4A, P3AD; 17. C3AD, D3C; 18. P3CD, TD1D; 19. R1T, C3A; 20. P3TR, A1A; 21. T1D, T2R; 22. TR1R, TD1R; 23. T2R, D4T; 24. T1AR, D4T; 25. R1C, P3T; 26. T(1A)2A, D3C; 27. T3A, D4T; 28. P5AR, D5T; 29. R2T, C5C+; 30. R1T, C4R; 31. D2D, CXT; 32. CXC, D3A; 33. P4TD, P3CR; 34. PXP, PXP; 35. T3R, A4A; 36. D3D, P4CR; 37. C2D, A3C; 38. P4CD, D3R; 39. P5C, PTXP; 40. PTXP, T1T; 41. D1C, D4R; 42. D1R, R2T: 43. PXP, PXP; 44. D3C, DXD; 45. TXD, T6T; 46. R2T, T2CD; 47. P5A, PXP; 48. C4A, T8T; 49.C5R, T8AD; 50. P4T, T2R; 51. CXP, T3R; 52. C8D, PXP; 53. T3D, T3AR; 54. T7D+, R1T; 55. C5D, T(3A)8A; 56. R3T, AXP; 57. Las blancas se rinden.

2006/01/26

GRANDES DE LA PELOTA CUBANA
San
tiago “Changa” Mederos: El pequeño gigante del box

RAFAEL ROFES PÉREZ
rofillo@yahoo.com.mx

Aún me parece verlo lanzar con sus peculiares movimientos y su inseparable número 32. Cuando pasaba del tercer o cuarto innings encima del box, resultaba imbatible para sus contrarios. Por su entrega, dedicación y calidad se convirtió en el primer serpentinero cubano del período revolucionario en arribar a la cifra de los mil ponches...

Me refiero a Santiago “Changa” Mederos, un pequeño gigante del montículo, quien se erigió como uno de los mejores tiradores de su época en Cuba y el exterior. El mismo que rechazó una suma de 170 mil dólares para que pasara al béisbol rentado norteamericano, en ocasión de celebrarse los XI Juegos Centroamericanos y del Caribe,
en Panamá 1970, pues su mejor regalo estuvo siempre reservado para su afición, para su pueblo.

Como la gran mayoría de los niños en la Isla, comenzó a jugar pelota desde muy pequeñín, a los 8 años. Ya a los 13 participa en su primer evento internacional en Nicaragua como jardinero central.

Su debut en nuestros torneos elites se produce en 1964 durante la III Serie Nacional, temporada en la que exhibe credenciales como lanzador vistiendo las franelas del conjunto Occidentales junto a destacadas figuras de la época como el inicialista Pedro Chávez, el camarero Félix Isasi, el jardinero Rigoberto Rosique y los también serpentineros Isidro Borrego y Maximiliano Reyes, entre otros.

Una temporada grande para “Changa” fue sin dudas la de 1969, en la VIII Serie con el Habana. El 30 de enero de ese propio año propinó 20 ponches en un juego al equipo de Camagüey, y totalizó ¡208! en dicha campaña, para implantar así un récord que duró 32 años.

En los 16 torneos internacionales en los cuales tomó parte (5 Campeonatos Mundiales, 2 justas panamericanas e igual cantidad de Centroamericanos y otros topes y series del Caribe) triunfó en 28 partidos y sólo cayó en 6; le anotaron 23 carreras limpias, estrucó a 165 rivales y regaló 61 boletos, para un excelente promedio de 1.39. Brilló en los XI Juegos regionales de Panamá-1970, en especial en el choque ante los mexicanos, equipo al que sacó 21 outs por la vía de los strikes.

El día 15 de diciembre de 1979 dejó de existir Santiago Mederos Iglesias a la edad de 34 años, víctima de un accidente del tránsito, luego de haber luchado durante cinco días contra la muerte.

Hoy este virtuoso de la lomita, quien fue elegido entre los 100 mejores atletas del siglo XX en Cuba, vive en el corazón de todos los que amamos el béisbol. Su diminuta figura y grandeza deportiva se multiplican en la pléyade de jóvenes que desean ser como él: pequeños gigantes del box.

NUMERITOS DE INTERÉS EN SU CARRERA
LABOR DE POR VIDA EN NACIONALES Y SELECTIVAS (15 CAMPAÑAS)

Ofensiva: En 438 veces al bate conectó 72 hits, 7 dobles, ningún triple, 3 jonrones, anotó 33 carreras, para un average de 164, robó una base, fue cogido en una oportunidad, impulsó 34 carreras, recibió 66 bases y se ponchó 51 veces.
Defensiva: Participó en 254 juegos, en 1628,2 entradas, sacó 36 outs, realizó 360
asistencias, cometió 23 errores, para un average de 945.
Pitcheo: Juegos lanzados 253, iniciados 220, completos 106, relevados 33, ganados 123, perdidos 67, dio 41 lechadas, salvó 6 partidos, tiró 1628,2 entradas, enfrentó a 5822 bateadores, le conectaron 1149 hits, para un promedio de 197. Ponchó a 1420 hombres, regaló 633 bases por bolas, de ellas 32 intencionales. Le dieron 149 dobles, 31 triples y 44 jonrones. Cometió 4 balks, 55 wild pitching y propinó 41 pelotazos.

LIDERAZGOS (SERIES SELECTIVAS)
Líder en ganados y perdidos (IV Selectiva-1978, Habana), 7 y 2; juegos completos (I-1975, Habana), 10: entradas lanzadas (I-1975, Habana), 119,2.
(Serie de los Diez Millones, año 1970)
Juegos completos: 9 con el Habana, empatado con Roberto Valdés, (Orientales) y Alfredo García (Matanzas). Lechadas: 7.
(Series Nacionales)
Líder en juegos iniciados: VIII Serie (1969, Habana), con 25; completos (IX-1970, Industriales),13; ganados (VIII-1969, Habana), 17; lechadas propinadas (VII-1968, Industriales), 8, y (VIII-1969, Habana), 6; entradas lanzadas )IX-1970, Industriales), 136,2, y (XIV-1975, Agricultores), 91,2; ponches (VIII-1969, Habana), 208; (IX-1970, Industriales), 143, y (XIV-1975, Agricultores), 92.






2006/01/23

¡AQUÍ LOS MEJORES DEPORTISTAS DE CUBA EN EL 2005!

Rafael Rofes Pérez
rofillo@yahoo.com.mx

El pasado domingo, minutos antes de realizarse el esperado partido de béisbol entre las estrellas de esta disciplina en la Isla, agrupadas en los equipos de Occidentales y Orientales en el majestoso estadio Latinoamericano de la capital cubana, tuvo lugar la ceremonia de premiación de los mejores deportistas criollos del pasado año 2005.

Como usted podrá apreciar, amigo lector, gracias a la gentileza que tiene de visitar nuestra página, Cuba se erige entre las grandes potencias mundiales del deporte, merced a un sólido movimiento atlético desde la base hasta el alto rendimiento.

Estos atletas seleccionados brillan con luz propia en el ámbito deportivo mundial, por su bien ganado prestigio en los eventos de más alto rango, donde han sabido poner bien en alto las gloriosas cuatro letras que representan: CUBA.

MEJORES ATLETAS EN DEPORTE INDIVIDUAL

Guillermo Rigondeaux: Campeón Olímpico y Mundial de Boxeo.




Osleidys Menéndez: Monarca olímpica y recordista mundial en
lanzamiento de la jabalina.





Mijaíl González: Titular del planeta en lucha.





MEJORES ATLETAS EN DEPORTE COLECTIVO






Eduardo Paret: Jugador más valioso del pasado Campeonato Mundial de Béisbol en Holanda.













Yaquelín Plutín: Mejor baloncestista del Torneo de las Américas desarrollado en República Dominicana.







MEJOR DEPORTE COLECTIVO





Béisbol.










MEJOR DEPORTE INDIVIDUAL

Boxeo.





LOS DIEZ MEJORES

1-Yurisel Laborde (Judo)

2-Zulia Calatayud (Atletismo)

3-Odlanier Solís (Boxeo)

4- Yordenis Ugás (Boxeo)

5- Erislandy Lara (Boxeo)

6- José Antonio Guerra (Clavados)

7- Karen Aguilar- Serguey Torres (Canotaje)

8- Yipsi Moreno (Atletismo)

9- Ariel Pestano (Béisbol)

10- Yulieski Gourriell (Béisbol)

2006/01/22


Hubo lluvia de estrellas beisboleras en La Habana

Rafael Rofes Pérez
rofillo@yahoo.com.mx

El Juego de las Estrellas del béisbol cubano de la actual temporada 2005-2006 se desarrolló hace solo unas horas en el emblemático Coloso del Cerro, el estadio Latinoamericano de La Habana, donde se dieron cita los peloteros con mayor rendimiento en la actual 45 Serie Nacional, divididos en los equipos Occidentales y Orientales, y constituyó igualmente marco propicio para premiar a los mejores deportistas de la mayor de las Antillas en el año 2005.
El resultado final fue de siete carreras por una a favor de los Occidentales, con crédito a la cuenta del astro Pedro Luis Lazo y derrota para Luis Borroto.

El debutante mentor de los “Alazanes” de Granma, Marcos Alfonso, tuvo la responsabilidad de comandar a los representantes de la región oriental de la Isla, equipo que aglutinó también a jugadores de Guantánamo, Santiago de Cuba, Holguín, Las Tunas, Ciego de Ávila, Camagüey y Villa Clara; mientras por Occidente, Rey Vicente Anglada fue el escogido, merced a la formidable actuación de la novena bajo su mando, Industriales, la más ganadora hasta el momento con 33 sonrisas y solo 15 descalabros.

Este conjunto Occidentales igualmente se nutrió con peloteros de la Isla de la Juventud,
Pinar del Río, Habana, Matanzas, Metropolitanos, Sancti Spíritus y Cienfuegos, por lo que la calidad de ambas selecciones garantizó como de costumbre este gran “show” deportivo que tanto anhela la afición criolla año tras año.

En la nómina del Este aparecieron tres formidables receptores como el santiaguero Rolando Meriño, excelente bateador y encargado nuevamente de ocupar esta difícil posición en su equipo tras la pérdida de Frank Tamayo en un lamentable accidente del tránsito durante la pasada contienda; el granmense Luis Ferrales, quien igualmente sobresale por su bateo, y el máscara titular de la novena tricolor en los últimos años, el villaclareño Ariel Pestano, oportunísimo madero en ristre y sin dudas todo un maestro detrás del plato.

En el cuadro, otro villaclareño, el inicialista Ariel Borrero, un hombre que regularmente destaca a la ofensiva y a la defensa, impulsador nato y eje fundamental en los éxitos de su conjunto, encabezó un selecto grupo, donde también militaron dos camagüeyanos, Leslie Anderson, quien puede desempeñarse con acierto el la primera base y los jardines y el camarero Yusquiel García, un muchacho en pleno ascenso en nuestra pelota, y el tunero Danel Castro, utilizado últimamente como camarero y designado para aprovechar así su consistente bateo.

Redondearon el infield oriental el torpedero de Villa Clara Eduardo Paret, número uno en el país dados su indiscutible calidad y resultados, el antesalista, camarero y jardinero guantanamero Vismay Santos, devenido líder jonronero en la campaña, con un total de 14 vuelacercas; Amaury Suárez, un tercera base con solidez en su bateo y que rinde mucho cada año para la causa tunera, y el versátil avileño Yorelvis Charles, pelotero que lo mismo puede actuar con acierto en la antesala, el campo corto y el segundo cojín y que ha demostrado su estelaridad dentro y fuera del país.

El llamado hombre 400 de la pelota antillana, el jardinero derecho Osmani Urrutia, los prometedores granmenses Yoennis Céspedes y Alfredo Despaigne, conjuntamente con el villaclareño Dayán Viciedo –solo 16 años y también antesalista-, y otros dos que vuelven por sus fueros, los zurdos guantanameros Roberquis Videaux y Giorvis Duvergel conformaron un envidiable sexteto de patrulleros. Como designado actuará el santiaguero Pedro Poll.

En el pitcheo fueron convocados el villaclareño Luis Borroto, envuelto en otra buena temporada y máximo ganador con ocho juegos, el zurdo avileño Maikel Folch, líder en ganados y perdidos con siete y cero, Lázaro Pausa Pérez de Corcho, un ex metropolitano que le ha ido muy bien con Las Tunas y ya archiva seis decisiones a su favor, el novato granmense Alberto Soto, una de las mayores promesas no solo de su provincia si no de Cuba, con sobrados atributos para llegar a convertirse en un lanzador estelar, el experimentado Michel Pino Feo (Ciego de Ávila), reverdeciendo laureles, el laborioso tunero Ubisney Bermúdez, el incansable holguinero Luis Miguel Rodríguez, el efectivo avileño Alien Mora, y otro granmense, Yanier Rodríguez, con resultados igualmente meritorios en la actual justa.

Por Occidentales tuvieron la oportunidad de demostrar sus aptitudes los máscaras Eriel Sánchez (Sancti Spíritus), recio toletero e integrante de los recientes equipos Cuba a los compromisos internacionales de mayor envergadura, el metropolitano Jockey Gil, quien se ocupa indistintamente la receptoría y la inicial, y el pinero Vladimir García, un hombre que se echa prácticamente los 90 partidos de su conjunto, Isla de la Juventud, detrás del home.

Para defender el cuadro salieron al terreno otros cuatro pineros, el inicialista Luis Felipe Rivera, quien con poco ruido ha venido realizando una destacada función a la ofensiva y a la defensa, Dainniel Gálvez, el torpedero Juan Carlos Moreno, un muchacho con mucha calidad en todos los aspectos y el inmenso antesalista Michel Enríquez, enfrascado en fuerte porfía por el liderazgo de los bateadores.

El industrialista Enrique Díaz, el hombre que más bases ha estafado en la pelota cubana, el habanero Michel Rodríguez, buen defensor de la esquina caliente y excelente bateador, el primera base pinareño Jorge Padrón, con un año más de experiencia y el estelar tercera base Yulieski Gourriel completaron la nómina de los jugadores de cuadro occidentales.

Los tres guardabosques de Industriales Yoandry Urgellés (lf), formidable bateador para todas las bandas, Carlos Tabares, todo un consagrado en la pradera central, con esa manera tan elegante y peculiar de fildear (25 juegos consecutivos bateando de hit), y Serguei Pérez (rf), otro desbordado a la ofensiva y poseedor de un poderoso brazo hicieron de las delicias de sus seguidores en el parque capitalino, y en cuya área se incluyeron además el consagrado espirituano Frederich Cepeda, el pinareño Alexei Ramírez, otro versátil jugador de potencialidades a granel y el novel cienfueguero José Dariel Abréu, de quien se espera mucho en el futuro. El matancero Yoandri Garlobo será el designado.

Un profundo cuerpo de serpentineros se alistó para este Juego de las Estrellas por Occidente, donde se incluyeron figuras de la talla del destacado zurdo industrialista Maicel Díaz, Yadier Pedroso, del Habana, quien despunta como un estelar del montículo, el pinareño Vladimir Baños, con una mejor campaña, el reaparecido zurdo cienfueguero Yosvani Pérez, dispuesto a volver a vestir la franela nacional, Yadel Martí, de Industriales, envuelto en otra exitosa campaña; el brazo de hierro de la Isla de la Juventud, el veterano Carlos Yanes, y el rascacielos pinareño Pedro Luis Lazo, uno de los máximos exponentes de este importante departamento en la actualidad.

Fue un formidable duelo. Las estrellas del momento de nuestro pasatiempo nacional engrandecieron con su brillo –también se realizaron las gustadas pruebas de habilidades- tan esperado espectáculo y sobre la grama de este histórico parque Latinoamericano nuestros peloteros revelaron una vez más el porqué nuestro béisbol amateur es el mejor del mundo

2006/01/17


¿Por qué Cuba es una potencia mundial en el deporte?

Rafael Rofes Pérez
rofillo@yahoo.com.mx (English version behind the Spanish)
(VER… VER… LOOK… LOOK)

Quizás usted, amigo lector, se haya preguntado en más de una oportunidad el porqué Cuba, un pequeño país con poco más de once millones de habitantes y por demás subdesarrollado y bloqueado, ha podio incluirse desde hace ya unos cuantos años en el selecto grupo de naciones que marchan a la vanguardia en el deporte a nivel mundial.

El prestigio y pujanza que exhibe hoy el movimiento deportivo en la mayor de las Antillas tuvo su simiente a partir del Primero de Enero de 1959, tras el triunfo de la Revolución, cuando esta actividad pasó a convertirse en derecho del pueblo.

Inmediatamente se comenzó la creación de nuevas instalaciones, se entregaron implementos y materiales a lo largo y ancho del país en beneficio popular, se celebraron nuevos eventos…, entre otras importantes medidas que contribuyeron al primer salto del deporte cubano.

El decidido apoyo del Gobierno Revolucionario posibilitó la creación, el 23 de febrero de 1961, del Instituto Nacional de Deportes, Educación Física y Recreación (INDER), con el objetivo de incorporar a las grandes masas del pueblo a la educación física, el deporte, la recreación saludable e igualmente elevar el nivel de competitividad en la arena internacional de los atletas de la Isla.

En aquella etapa mucho tuvieron que ver en el despegue del deporte cubano, la creación de los Consejos Voluntarios Deportivos (CVD), integrados por activistas convertidos en profesores en centros de trabajo, escuelas, universidades, cooperativas, etcétera, los que enarbolaban como principio el uso múltiple de los recursos, también la celebración de los Juegos Escolares, las pruebas de eficiencia física Listos Para Vencer (LPV), los planes de montaña, el régimen de licencia deportiva para atletas de alto rendimiento, la supresión del profesionalismo y la introducción y asimilación de los adelantos de la ciencia y la técnica.

Gracias a estos antecedentes y la incansable labor de la gran familia del músculo a lo largo de más de cuatro décadas, hoy Cuba posee una sólida infraestructura en esta esfera. Orgullosos nos sentimos de poder contar con nuestra propia industria deportiva, centros de medicina de primer nivel y moderno laboratorio antidoping, entre otras instituciones claves para el éxito de esta actividad.

Toda persona en nuestro país tiene la posibilidad de ejercitar sus músculos sin distinción de edad. Tanto niños, jóvenes, abuelos, impedidos físicos y mentales… tienen la oportunidad de dar salud a sus vidas con programas incentivados por el Gobierno y la máxima instancia deportiva en la Isla.

Respecto al alto rendimiento, en Cuba funcionan las Escuelas de Iniciación Deportiva (EIDE) en las 14 provincias y el municipio especial de Isla de la Juventud. Allí llegan los estudiantes-atletas provenientes de las enseñanzas primaria, secundaria y preuniversitaria con aptitudes para convertirse en futuros campeones, los cuales inician una rigurosa etapa de preparación, sin descuidar la docencia. Éstos se seleccionan, entre otros métodos, por captaciones que realizan técnicos y entrenadores en las diferentes escuelas y áreas deportivas.

Al término de este ciclo, por lo general, si su rendimiento continúa en ascenso, pasan a las Escuelas Superiores de Perfeccionamiento Atlético (ESPA), centros éstos diseminados tambié
n por todas las regiones del país.

Los de mejores performances son llamados a las Escuelas Superiores de Formación de Atletas de Alto Rendimiento (ESFAAR): la Giraldo Córdova Cardín, la Marcelo Salado, y la Cerro Pelado, todas con asiento en la capital cubana -donde militan juveniles y mayores-, o sea los deportistas de los llamados equipos Cuba, los que tienen la misión de defender la bandera tricolor en certámenes internacionales.

Otras disciplinas, las menos, como el polo acuático femenino y el sóftbol (m y f), entre otras, tienen su base de entrenamiento en otros puntos de la geografía cubana. Eso sí, en todos los casos la preparación docente juega un rol protagónico en la formación del deportista.

Por todo lo anterior, un gran por ciento de los atletas que engrosan las filas de los equipos nacionales provienen de esta pirámide del alto rendimiento, independientemente de que otros hayan podido alcanzar la estelaridad sin antes pasar por escuelas de iniciación deportiva, pues la práctica sistemática de esta actividad en Cuba ha llegado hasta sus más recóndito
s lugares.

Nuestro país tiene igualmente el privilegio de contar con los Institutos Superiores de Cultura Física, que constituyen una formidable cantera de técnicos, y la Escuela Internacional de Cultura Física y Deportes,
mediante la cual se extiende la mano amiga a hermanos de otras naciones.

Por todas estas razones y muchas otras que harían interminable este comentario, Cuba se erige hoy como una potencia en el deporte. Sus resultados en la arena internacional así lo confirman. No por casualidad obtuvimos el ¡cuarto! lugar en la Olimpiada de Moscú-80, el quinto en Barcelona-92, fuimos octavos en Atlanta-96, novenos en Sydney 2000 oncenos en Atenas 2004, por sólo citar al mayor acontecimiento deportivo del planeta.

----------------------------------------------------------------------------------
Why is Cuba a world power in sports?

By RAFAEL ROFES PÉREZ
rofillo@yahoo.com.mx

Maybe you, my friend reader, have more than once asked why Cuba, a tiny nation with just more than eleven millions inhabitants, an underdeveloped and siege country, has been able to be included since some several years ago, within the selected group of nations that lead the sports’ vanguard at a world scale.

Prestige and push exhibited by the sport movement in the island had its very origin right from January the first, 1959, after the triumph of the revolution when this activity turned to be a people’s right.

Just after that, the creation of new facilities began, sport devices were handed over throughout the whole island and new sport events were being held, these are among many other, important measures that led to the first jump of the Cuban sport

The decisive support of the Revolutionary Government, eased the creation of the National Institute of Sports, Physical Education and Recreation (INDER, Spanish acronym), this took place in February 23, 1961. This institute’s primary goal was to join great crowds of people to practice physical education, sports and healthy recreation and at the same time to raise the competition level of the islands’ athletes in the international arena.

Those were the times when Voluntary Sportive Councils (CVD) showed up, it meant an outstanding stimulation for the Cuban sport. These Sportive Councils were formed by voluntary people who later turned out to be teachers within working centers,
schools, universities, cooperatives and so on and so forth, they were hoisting the slogan of the multiple use of resources, also the celebration of the School Games, tests of Physical Efficiency known as: “Ready to Win” (Spanish acronym LPV), the mountain plans, the regime of sportive license for high performance, the avoidance of professionalism and the introduction of science and techniques advances.

Thanks to this precedence and the restless work of the great muscle family throughout more than four decades, Cuba owns a solid infrastructure on this branch. We feel ourselves proud of being able to count with our own sportive industry, center of medicine of first level and a modern anti doping lab among other key facilities for the success of this activity.

Every person in our country has the possibility of exercising his muscles without an age distinction. Children, teenagers, grandparents, physical or mentally disable people have the opportunity of giving health to their lives with programs encouraged by the government and the highest sport authorities in the island.


With respect to high performance, there are in Cuba, Schools for Sportive Initiation (EIDE) spread in the 14 provinces and the special municipality of the Isle of Youth. Those schools receive students coming from primary, secondary and high learning with aptitudes of turning themselves in future champions. There they start a rigorous stage of preparation, but without disregarding their learning. These students are chosen by means of several methods; let’s say selections made by a technical staff and trainers that visit the different schools and sportive areas.

At the end of this cycle, their performances continue to increase, then they go to a Superior School for Athletic Improvement (ESPA), these facilities are also spread in all regions of the country.

The two best performances are called to the Superior Schools for the Formation of High Performance Athletes (ESFAAR); these are the “Giraldo Cordova Cardin”, “Marcelo Salado” and the “Cerro Pelado.” All of them are located in the Cuban capital –where thousand of youngsters and eldest people – say the sport people of the so called Cuba’s teams are, the ones having the mission of defending the three color flag in international events.

Other disciplines are not located in Havana, their headquarter is located somewhere else within the national geography, this is the case of the female water polo and female-male softball, but one thing is to say, teaching preparati
on plays a protagonist role in the sport team training.

This is how a great per cent of athletes forming part of the national teams come from this high performance pyramid; however some might reach a start position without previously registering these sportive initiation schools, since systematic practice in Cuba has reached the farthest of places.

Our country has at the same time the privilege of counting with Superior Institutes of Physical Culture that are a great source of technicians and the International School of Physical and Sport Culture, by means of which Cuba offers its friendly hand to other nations.

That is why Cuba stands today as a sport power. Its results within the international arena confirm this statement. It has not been a random situation the fourth place we reached at Moscow Olympiad in 1980, fifth in Barcelona in 1992, we got the 8th position in Atlanta in 1996, ninth position in Sydney in 2000 and eleventh in Athens year 2004, just to quote the major sport event
of the planet
.

2006/01/14


Orlando Martínez: primer campeón olímpico de Cuba después de 1959

RAFAEL ROFES PÉREZ
rofillo@yahoo.com.mx


...Sólo resta un minuto de combate, el cubano “jabea” una, dos tres veces a la cara del mexicano. Este trata de acosar ahora al criollo..., se sabe con desventaja en las tarjetas de los jueces, pero el caribeño lo evade con elegantes movimientos, y nuevamente de riposta conecta su recto de izquierda a la anatomía del azteca... Suena la campana e inmediatamente se anuncia un histórico veredicto: Vencedor, por votación unánime, en la esquina roja, de Cuba, Orlando Martínez...

Fueron estos los últimos instantes de aquella memorable pelea del 10 de septiembre de 1972 entre Orlandito Martínez y el mexicano Alfonso Zamora, en los XX Juegos Olímpicos de Munich-72, resultado que convirtió al boxeador cubano en el primer deportista de nuestro país en conquistar un título olímpico en la etapa revolucionaria, y después del esgrimista Ramont Fonst, en 1904. Tuvieron que pasar 68 años para que pudiéramos disfrutar de tan importante éxito.

Hoy, este dinámico hombre nacido hace 62 años, y oriundo del reparto Juanelo, en el municipio capitalino de San Miguel del Padrón, rememora sus andanzas por este viril deporte, cómo triunfó en su primer combate oficial a los 16 abriles ante Fernando Ceja, cómo un año después, en 1965, se corona campeón nacional en los 51 kilogramos tras vencer a Luis Gálvez, y cómo en 1966 ingresa a la preselección nacional y debuta internacionalmente en Halle, Alemania, y regresa a la Patria con el metal dorado...

Otras brillantes actuaciones consolidaron su fructífera carrera –récord de 326 victorias y sólo 23 fracasos-, como los cetros conquistados en la primera edición de los torneos internacionales Giraldo Córdova Cardín, en 1968, los VII Juegos Panamericanos de México-75, en los que venció en la final 3-2 al estadounidense Bernard Taylor, entre otras, sin restarle valor al bronce alcanzado en el Centroamericano de Boxeo-73, cuando cayó en semifinales ante el fenomenal puertorriqueño Wilfredo Gómez.

Pero sin dudas, el momento cumbre de su carrera llegó en Munich-72. “Sabía que para ganar una medalla en esos Juegos tenía que boxear muy bien. Ya en México-68 había perdido en octavos de finales con el húngaro Tibor Vadari. En la cita alemana para llegar a la final (en los 54 kg) tuve que enfrentar a rivales bien difíciles. Recuerdo al birmano Win Maun, quien me tiró dos veces a la lona y al inglés George Turpin, ambos muy fuertes, pero les pude marcar lo suficiente para superarlos.

“En el combate por el oro estaba claro de la responsabilidad que tenía, y no dudé en poder triunfar ante Zamora. Lo había estudiado bastante en sus anteriores peleas. Durante el pleito le caminé hacia su mano derecha para que la tirara, y eso me dio resultado, no me dio un golpe, y lo aventajé 5-0. Al terminar el combate, se acercó a mí y me comentó que yo había merecido la victoria, y que era un gran boxeador, pues no me pudo pegar”...


Con lágrimas en sus ojos, vive nuevamente aquellos inolvidables momentos, y riposta: “Mire, Alcides Sagarra me apretó y me dijo que él sabía que yo iba a triunfar. Mis compañeros me cargaron y hasta me regaron champán. Después al escuchar las notas del Himno Nacional sentí una emoción indescriptible, fueron instantes que jamás podré borrar de mi mente, pues cumplí con mi pueblo.”

Desde hace varios años este símbolo del boxeo cubano e incluido en la nómina de los 100 mejores atletas de la mayor de las Antillas durante el pasado siglo XX, hace de las suyas cada sábado en el terreno del parque Latinoamericano junto a los veteranos del béisbol cubano y dirigentes del Instituto Nacional de Deportes Educación Física y Recreación (INDER). “Allí paso un buen rato, y me mantengo en forma en mis funciones como corredor sustituto. Esa fue la primera disciplina que practiqué”.

También hoy el boxeo continúa muy ligado a su vida. Actualmente es entrenador en el Centro Deportivo Cerro, del municipio capitalino del mismo nombre. Su tarea fundamental ahora es la de formar a las jóvenes figuras, labor que también ha desempeñado con amor fuera de nuestras fronteras en Venezuela, Honduras, Guyana y Bolivia.

Orlandito considera al gigante Teófilo Stevenson -otro de los tres monarcas cubanos en Munich-72 junto a Emilio Correa-, como el mejor boxeador criollo de todos los tiempos, “por su depurada técnica y fulminante pegada”, mientras entre los extranjeros tiene palabras de elogio para el boricua Wilfredo Gómez, por ser un “fuera de serie”.

Justo en los finales de tan amena plática me confesó sentirse orgulloso por contar con otra deportista en la familia, su hija Elizabeth Martínez, quien practica el judo. Igualmente me contó que su momento más difícil sobre el cuadrilátero aconteció en 1969 cuando fue derrotado por nocaut por Luis Mariano Cecé, en cartel desarrollado en el Pabellón Cuba, única vez que perdió por esa vía en su carrera, y que su retiro oficial se produjo en 1977, para el cual ya estaba preparado.

Ante mi última interrogante acerca de quiénes consideraba los mejores pugilistas cubanos por división en la etapa revolucionaria, no titubeó en decir: “En 48, Jorge Hernández; 51, Douglas Rodríguez; 54, Orlando Martínez; 57, Adolfo Horta; 60, Ángel Herrera; 63,5, Enrique Regüeiferos; 67, Emilio Correa; 71, Rolando Garbey; 75, José Gómez; 81, Sixto Soria o Gilberto Carrillo; 91, Félix Savón, y más de 91, Teófilo Stevenson.”

2006/01/09


Matanzas quiere salir del frío sótano

RAFAEL ROFES PÉREZ
rofillo@yahoo.com.mx

El otrora jugador de cuadro de Matanzas, Eduardo Cárdenas, ahora como entrenador. (Foto: Juan Moreno)


Considerado por la mayoría de los entendidos como el equipo más débil de la actual XLV Serie Nacional de Béisbol, conjuntamente con Metropolitanos, Matanzas concurre a esta temporada cuajado de figuras noveles con muchos deseos de jugar a la pelota y con el objetivo de brindar a sus parciales un mejor espectáculo.

Temidos años atrás por aglutinar en su alineación a bateadores de clase en nuestros clásicos como lo fueron sin dudas Lázaro Junco, Fernando Sánchez, Julio Germán Fernández, Juan Manrique, José Estrada, Juan Luis Baró, el ya fallecido Carlos Kindelán, Eduardo Cárdenas y otros, por solo citar algunos, los matanceros carecen ahora de hombres con el nivel y estelaridad de aquellos, pero confían en que un futuro no muy lejano, los jóvenes que hoy conforman la nave yumurina puedan enrumbar su proa hacia la cima, e inscribir sus nombres con letras doradas en nuestro pasatiempo nacional.

En la nómina de Matanzas solo el patrullero derecho Yoandri Garlobo, con 9 temporadas, el jugador de cuadro Dunier Serrano, con 5, y los lanzadores zurdos Lázaro Garro y Yosvani Fonseca, con 16 y 7, respectivamente, aparecen como los hombres de mayor calibre, junto a 10 novatos y otros cuatro que solo han jugado un año y 8 con dos, lo que demuestra a las claras la poca experiencia de sus peloteros en tan fuerte lid.

Caras con poco fogueo y otras con ninguno, entre éstas las de los receptores Lázaro Herrera, con tres campañas, Yaimel Alberro con dos y el debutante Alexander Llanes; las de los jugadores de cuadro Yosbel Noda, Alexis Moré y Yadiel Mujica, con dos campañas, Jefferson Delgado y Yariel Duque con una y los novatos Yandi Canto y Adriano Capote; y los jardineros Dermis Valdés, con dos temporadas, Yasser Pérez con 4, conjuntamente con los principiantes Daniel Rodríguez, Yassiel Varona, Ariel Sánchez y Chery García, tratan de abrirse paso en el mundo de las bolas y los strikes, en esta, la tierra más fértil del béisbol amateur del planeta.

Según declaraciones del ex antesalista Eduardo Cárdenas, ahora imbuido en su nueva función como entrenador, "Matanzas quiere salir del frío sótano en esta temporada beisbolera; es nuestro objetivo principal en esta Serie y para eso se ha venido trabajando muy seriamente con el equipo. Tenemos el privilegio de contar con un colectivo de dirección muy capaz, encabezado por el propio mentor Alfonso Urquiola, Jesús Guerra, Roberto Medina, Jesús Salgado y el preparador físico Iván Azcuy, además de las sabias orientaciones de Lázaro Junco, delegado del conjunto, y Leonardo Goire, comisionado en la provincia.

"Estamos convencidos que dentro de dos ó tres años Matanzas volverá a hacerse sentir en la pelota cubana, pues el juego diario permitirá a nuestros peloteros ir ganando la confianza y experiencia necesarias que los conduzcan a un mejor desempeño en venideras campañas, independientemente de que hoy los muchachos salen al terreno con el espíritu de victoria en cada salida, y seguro estoy que no serán un manjar para nadie, pues están deseosos también de regalar muchos alegrones a su afición", sentenció Cárdenas.

El otrora lanzador de los equipos de Pinar del Río y Cuba, Jesús Guerra, hoy entrenador de pitcheo de los "cocodrilos" matanceros en esta Serie Nacional a solicitud de los directivos de la pelota de ese territorio, se siente optimista con el desempeño futuro de los lanzadores bajo su tutela.

"Estos jóvenes tienen un mundo por delante, y algunos de ellos poseen condiciones envidiables para llegar muy lejos si se lo proponen.

"Lázaro Garro, Yosvani Fonseca y Carlos Cairo, los más experimentados, podrían ganar unos cuantos juegos y esperamos un comportamiento mucho más estable de ellos en esta Serie, para la cual se han preparado bien y están en condiciones de llevar en parte el peso de este importante departamento", señaló Guerra.

"Yuset Pagés y Daniel Medina, en su segunda temporada, Jorge Antonio Martínez, Youser Aguilar y Guillermo Tortoló, en su tercera, y el novato Yoanndis Negrín, principalmente, podrían aportar buenos dividendos al equipo, pues calidad tienen por arrobas."

Lo cierto es que Matanzas dispone en estos momentos con el material humano con cualidades suficientes como para copar los planos de privilegio de la pelota en la Isla en un plazo no muy lejano, algo que sin dudas sería muy saludable y estimulante para nuestro béisbol, que recientemente celebró el 131 aniversario del primer juego oficial de pelota en Cuba, efectuado el 27 de diciembre de 1874, precisamente en el parque Palmar de Junco, de esa provincia, y donde igualmente dijeron adiós al deporte activo tres glorias de la disciplina de ese terruño como los son sin dudas el receptor Juan Manrique, el jardinero José Estrada y el antesalista Eduardo Cárdenas.

Tomado de Cubahora
http://www.cubahora.co.cu/