2006/10/18

Llegará el esperado alegrón para Cuba en la XVI Copa Intercontinental de Béisbol?

RAFAEL ROFES PÉREZ
rofillo@yahoo.com.mx

Un duro desafío enfrentará la selección criolla de béisbol que se alista en el emblemático estadio Latinoamericano de la capital cubana, cuando a partir del 9 de noviembre venidero se de la voz de play ball en la ciudad taipeiana de Taichung, un importante centro cultural e industrial de la región oeste de ese país, en opción a la XVI Copa Intercontinental de la disciplina.

Tras los últimos descalabros en los mundiales universitario y juvenil y el subtítulo en el certamen Preolímpico, los peloteros de la mayor de las Antillas esperan ahora colgarse al cuello su décimo metal aúreo
, en una justa donde sin dudas tres rivales asiáticos, Japón, Corea del Sur y Taipei de China aparecen con las mayores opciones de quitar el sueño a los criollos.

Bajo la pupila
de un avezado grupo de técnicos y entrenadores, 30 hombres luchan por un boleto hacia Taichung, y como se conoce Rey Vicente Anglada estará nuevamente en su puente de mando con el objetivo supremo de mantener el reinado en estas lides, como digno regalo a los millones de aficionados que en la Isla exigen el triunfo de sus peloteros en cualquier evento internacional.

Sob
rada calidad y excelentes resultados distinguen a estos preseleccionados, seis de los cuales quedarán fuera del conglomerado cuando se dé a conocer la nómina oficial del equipo, lo que constituye un verdadero dolor de cabezas para los seleccionadores a la hora del corte definitivo.

Por posiciones destaca el receptor villaclareño Ariel Pestano, todo un maestro mascota en mano y oportuno madero en ristre; Róger Machado, otro cerrojo defensivo; el espirituano Eriel Sánchez, hombre de poder y necesario
a la hora buena, y el cienfueguero Osvaldo Arias, igualmente un bateador de fuerza y muy mejorado detrás del plato.

Cabe supon
er que dada la presencia de un solo defensor del primer cojín en este grupo y la posibilidad de que Eriel pueda cubrir esta posición en caso de que fuese necesario, se opte por incluir a tres enmascarados en el elenco, una variante real, independientemente de que el llamado a otro inicialista también abrazaba la lógica.

En el infield aparecen jugadores con oficio y experiencia como el torpedero villaclareño Eduardo Paret y el antesalista Michel Enríquez; el camarero Yulieski Gourriel, otra pieza clave de la formación
; Alexander Mayeta, un primera base que demuestra sus potencialidades en cada salida al terreno, convertido ya en el cuarto bate natural que tanto necesitaba el conjunto, por su poder ofensivo y convincentes demostraciones, y dos noveles figuras como el versátil Rudy Reyes y otro defensor del campo corto, el santiaguero Luis Miguel Navas, con excelentes manos y segundo de nadie a la ofensiva.

De tener que eliminarse algún jugador de cuadro, todo indica que entre uno de estos dos últimos es
tará la decisión, aunque en todos estos pronósticos, e incluyo a los jardineros, influirá la determinación de cuántos lanzadores serán convocados finalmente a la novena tricolor.

Un sexteto de lujo entrena en los jardines. Con solo echar un vistazo a sus inquili
nos se percibe una reñida batalla en el supuesto caso de tener que dejar fuera a uno de ellos, una situación bien compleja e incómoda para los seleccionadores, pero a su vez halagüeña.

El tunero Osmani Urrutia, dueño de cinco
coronas consecutivas de bateo, cuatro de ellas por encima de los 400; Frederich Cepeda, recio toletero a ambas manos; Alexei Ramírez, un pelotero bien completo; el zurdo guantanamero Giorvis Duvergel, excelente defensor y bateador, y por demás veloz; Yoandy Garlobo, hombre de fuerza que mostró su clase en el I Clásico Mundial, y el también zurdo Yoandry Urgellés, quien justamente se ganó un puesto en esta preselección, abren, repito, una incógnita realmente harta de despejar.

Una mezcla de veteranía y juventud distingue a los lanzadores,
liderados por el gigante pinareño Pedro Luis Lazo, el brazo de hierro antillano en las últimas confrontaciones; el zurdo Adiel Palma, acostumbrado a dar lo mejor de sí en cada salida a la lomita; Vicyohandri Odelín y Yadel Martí, con memorables actuaciones en el Clásico; el habanero Jonder Martínez, el cienfueguero Norberto González, y el experimentado Norge Luis Vera, quien de poder alcanzar su forma acostumbrada sería un baluarte decisivo de Cuba en sus aspiraciones por ganar una vez más la Copa que se avecina.

Otros tiradores noveles como Yunieski Maya, Vladimir Baños, Deinis Suárez, Frank Montieth, Yadiel Pedroso, Yulieski González, y Maikel Folch, también buscan un puesto en la selección que debutará en esta XVI Copa Intercontinental, el 9 de noviembre ante su similar de Holanda.

Se augura una batalla campal en pos de la corona, y aunque lejos estemos de los tiempos en que Cuba barría holgadamente en cualquier evento internacional, confiamos en el coraje y calidad de nuestros peloteros en el empeño de vencer por décima ocasión en este tipo de competencia. Será esta una bonita oportunidad para demostrar una vez más por qué nuestro país es la tierra más fértil del béisbol amateur mundial, y cerrar con broche de oro el calendario anual que no ha sido realmente pródigo en alegrones en este, nuestro deporte nacional.
-------------------------------------