2007/04/10

¡“Alta tensión” en la pelota cubana!

RAFAEL ROFES PÉREZ
rofillo@yahoo.com.mx

La fiesta de los play off de la pelota cubana ya está en semifinales. Ahora son solo cuatro los aspirantes al cetro: Industriales —actual campeón nacional—, Santiago de Cuba —submonarca—, el Habana y Villa Clara. Se presagia otra “batalla campal” en pos de la corona, pero primero tendrá que dilucidarse quiénes comandarán sus respectivas zonas antes de llegar al duelo definitorio.

Por Occidente Industriales tratará de salir airoso ante un Habana crecido y aguerrido que ha regalado alegrías a granel a sus seguidores, tras su triunfo ante el favorito Pinar del Río en cinco peleados desafíos.

La tropa de Esteban Lombillo ha demostrado sobre el terreno cuánto se puede hacer con esfuerzo y amor a la camiseta. Muy pocos vaticinaron su éxito ante los vueltabajeros, segundo conjunto más ganador de la etapa clasificatoria con 56 sonrisas, pero como se sabe, en el béisbol no hay enemigo pequeño.

Los “Vaqueros”, no obstante haber terminado nada bien a la ofensiva en la etapa regular, ahora lo hicieron para 294 en cuartos de finales, solo superados por Santiago de Cuba (304), su pticheo compila para 4,09 y su defensa para 978.

Entre sus hombres destacan con el madero Rolando Méndez (467), producto de siete inatrapables en quince comparecencias al rectángulo, Roberto Zulueta (421, de 19-8), Michel Rodríguez (375, de 8-3), el debutante José A. Iglesias (350, de 20-7), Ernesto Molinet (318, de 22-7), Pedro Arozarena (308; de 13-4) y el oportunísimo Alexei López (400, de 5-2), en sus funciones como emergente.

Un trío de lanzadores: Yulieski González, Jonder Martínez y Miguel Lahera archiva cada uno los tres triunfos de su equipo, en un “staff” que se distingue por su profundidad y que lo prestigian igualmente Yadier Pedroso, Yusdel Tuero y José Ángel García, fundamentalmente.

Industriales, cuajado de figuras de primer nivel, aspira a retener la supremacía. Tiene realmente de todo para lograrlo. Sus rivales precedentes, los “Gallos” espirituanos no pudieron con el empuje de los “Leones”, a quienes desbancaron 3-1 en cuartos de finales.

Sin dudas, contar con peloteros de la talla de Alexander Mayeta en la inicial, Rudy Reyes en el campo corto y los patrulleros Yoandry Urgellés, Clarlos Tabares y Yasser Gómez, por solo citar a cinco, demuestra a las claras la potencia de esta novena, redondeada con tiradores de lujo como Frank Montieth, Deinis Suárez, Yadel Martí, los zurdos Arleys Sánchez y Maicel Díaz, así como el apagafuegos Odrisamer Despaigne.


Urgellés, Tabares y Mayeta llevan hasta el momento la voz cantante en el ataque, con 563, 533 y 389, respectivamente, el tercero con tres vuelacercas y ocho remolques, mientras el segundo ha brillado además con sus electrizantes atrapadas.

Por su parte Santiag de Cuba, líder indiscutido por el Oriente, el más triunfador con 57 victorias en la clasificatoria será oponente de Villa Clara, conjunto que bajo “viento y marea” encabezó el Grupo C con 52 y 38 y ameniza una vez más la postemporada.

Los santiagueros salen con el favoritismo de los entendidos ante los anaranjados, merced a su estable accionar durante toda la campaña, y al igual que los industrialistas, aglutinan a jugadores de sobrada calidad y experiencia, capaces y decididos como de costumbre a luchar por el banderín de esta XLVI Serie Nacional.

Su palmarés de 3-1 ante el muy mejorado Camagüey ratifica esas pretensiones. En estos primeros cuatro partidos de cuartos de finales, van de punteros en bateo, con 304, fildeo, 989, y son segundos en pitcheo, con 2,61.

Entre sus individualidades, vale mencionar el aporte de Héctor Olivera, quien empuña para 467, de 15-7; Alexei Bell (438, de de 16-7); y Luis Miguel Navas (375, de 16-6), en tanto entre los serpentineros, se espera mucho de lo que puedan hacer Vera, Ormari, Cintra; Bicet, Rivera, Carrión…, en el empeño de llevar hasta la Ciudad Héroe la supremacía nacional.

Villa Clara, bajo el mando de Víctor Mesa, a pesar de no contar como en temporadas anteriores con una nómina poderosa, no será un “manjar” ni mucho menos para los indómitos.

De todas formas, esta sigue siendo una selección grande. Con el aliento y dinamismo que le impregna su mentor Víctor Mesa, no dudamos podría llegar aún más lejos en esta temporada.

Su punto neurálgico a través de la serie, su ofensiva, aún sigue mal en la postemporada, con un anímico 234, pero sus lanzadores —con excepción de aquel fatídico 16x0 frente a Las Tunas— y la defensa, se han comportado bien, con protagonismo con el madero para dos Ariel, Pestano y Borrero, con 375 y 353, en ese orden, únicos por encima de 300.

Esperemos qué acontecerá en estos dos interesantísimos duelos. No prefiero en esta oportunidad dar un vaticinio. Pero sí auguro una porfía encarnizada. Ese será el mejor regalo para la afición de nuestro archipiélago, donde el béisbol
es todo pasión.

No hay comentarios.: