2008/04/01

PLAY OFF DE LA PELOTA EN CUBA


Santiago, segundo clasificado a semifinales



Rafael Rofes Pérez



Tal y como se esperaba el actual campeón de la pelota en la Isla, Santiago de Cuba, se convirtió en el segundo clasificado para semifinales —el primero fue Pinar del Río que eliminó a Industriales— en la postemporada de la XLVII Serie Nacional de Béisbol, tras superar a Las Tunas 10x5 en el estadio Julio Antonio Mella.

Los vencedores conectaron un total de 11 inatrapables al pitcheo tunero, incluidos vuelacercas de Ronnier Mustelier y dobles del máscara Rolando Meriño y del torpedero Luis Miguel Navas, lo que les permitió con este triunfo eliminar en tres desafíos a los Leñadores, que nuevamente afrontaron dificultades con sus lanzadores.

Ahora la tropa de Antonio Pacheco esperará por su próximo rival que saldrá del tope decisivo que desarrollarán esta noche villaclareños y avileños en el parque Augusto César Sandino (8:00 pm) de la ciudad de Santa Clara, subserie que se encuentra iguala a dos sonrisas para cada conjunto.

Por su parte los Gallos de Sancti Spíritus se colocaron a un paso de acceder a la siguiente fase, luego de superar 7x2 a los Vaqueros del Habana en los terrenos del José Antonio Huelga, resultado que les posibilitó tomar ventaja de 2-1 ante unos contrarios que seguramente dependerán en el choque de este martes del estelar Jonder Martínez, mejor serpentinero de la etapa regular.

Fueron los habaneros los primeros en anotar, cuando marcaron dos en la apertura del sexto capítulo ante las ofertas del derecho Noelvis Hernández, quien lo venía haciendo de maravillas, pero los locales ripostaron con racimo decisivo de siete en la parte baja del séptimo, para decretar la expulsión de Yadier Pedroso —el perdedor—, quien también realizó hasta ese instante una encomiable faena.

Por los vencedores sobresalió con el madero su inicialista Yunier Mendoza, quien conectó de 4-4, mientras el relevista Yanier Sosa se llevó la victoria.

Estos mismos equipos volverán a enfrentarse este martes en el mismo escenario, con hora de inicio las 8:00 de la noche.

--------------------

PROFECÍAS DE GRADAS

Como se ha hecho costumbre en las postemporadas de la Serie Nacional de Béisbol, tensiones e incertidumbres se adueñan de aficionados y entendidos, y los más disímiles comentarios se escuchan en las calles.

Todos tienen algo que opinar, criticar, vaticinar, y surgen así miles de “directores técnicos” poseedores de variadas soluciones para los conjuntos de su preferencia.

“El Habana es en estos momentos uno de los equipos a derrotar en los play off, su pitcheo es genial y no creo que tenga problemas para discutir el campeonato, aunque esta fase es otra cosa y cualquiera cae”, aseguró Mario Lamarque, obrero agrícola del municipio habanero de Artemisa.

Varios seguidores de los Gallos espirituanos coinciden en que su conjunto estará en semifinales. Tanto Ovidio Mederos (gastronómico en Taguasco), Antonio Lizano (cuentapropista), Ibrahim González (jubilado), Alexis Paneca (conductor, base de ómnibus de SSP) y Juana Valerino (trabajadora del estadio José Antonio Huelga), están seguros de que su novena puede llegar bien lejos en esta postemporada. “Tenemos grandes esperanzas de conquistar el campeonato, es difícil pero no imposible”.

Rafael Corrales (estudiante de Medicina) tuvo frases de elogio para los Tigres avileños. “Que nos quiten ya el cartelito de que no ganamos en play off. Con Roger las cosas han sido bien diferentes. Este es un equipo distinto, que suma ahora a su calidad la combatividad y no duden que esté en la final”.

“Si una selección merece el banderín es la de Villa Clara. Creo este será el año grande de los anaranjados de Víctor Mesa. Están en un gran momento y si su pitcheo responde podrían complacer a su afición”, señaló Juan Bautista León, profesor de la Universidad Central de Las Villas.

Reinaldo Almeida, quien labora en el Ministerio del Interior, se declaró seguidor de Santiago de Cuba y mostró su confianza en las huestes de Antonio Pacheco, al tiempo que vaticinó una final entre Vaqueros y Avispas, como sucedió en la Serie 45.

Un parecer bien diferente defendió Ubaldina Jorge, trabajadora de la Pesca en Las Tunas. “Los Leñadores tienen lo suficiente para optar por el triunfo ante los santiagueros. Su temible tanda de bateadores no podrá ser frenada y cualquier cosa puede suceder, pues en el béisbol no hay nada escrito hasta el out 27”.

Eufóricos, por su parte, están los parciales de Pinar del Río tras la contundente victoria ante Industriales. “Lucen muy ajustados al bate, sobre todo Yosvani Peraza, y se encuentran inspirados, un equipo así es muy peligroso”, dijo Lorenzo Espinal, trabajador del Turismo en la capital de Vueltabajo.

Entre el silencio y el optimismo se debaten los capitalinos. Arnaldo Babastro, trabajador portuario aseguró que “los seguidores del equipo azul estamos tristes por su eliminación, pero nos consuela que se jugó fuerte hasta el final”.

Difieren bastante los pareceres de los aficionados y solo resta una interrogante: ¿cuál de ellos sonreirá al final?

-------------

JONRÓN A LA ADVERSIDAD

| Rafael Rofes Pérez

| fotos: Archivo familiar

Muchos han sido y son los deportistas cubanos que con sacrificio, entrega y coraje se han impuesto a imprevistos y dificultades.

En ese grupo sobresale el ya desaparecido pelotero Carlos Kindelán Limonta, quien a menos de un año de haber sido sometido a un trasplante de riñón, volvió al terreno para escribir una impresionante página de voluntad.

Oriundo de la capital, desde bien pequeño demostró sus dotes como bateador y excelente defensor del cuadro, inspirado por su ídolo Rey Vicente Anglada, y posteriormente debutó con Industriales en nuestras series nacionales.

De sus primeros años como pelotero siempre hizo mención al jonrón que le conectó a Barudilio Vinent para decidir un partido y la primera vez que vistió la franela tricolor en un torneo en Holanda, en el cual tuvo una formidable actuación.

En plena forma deportiva llegaron para él las insatisfacciones, cuando lo dejaron fuera de la campaña Selectiva de 1988, no obstante haber bateado por encima de los 300 con Metropolitanos.

Esto motivó su traslado hacia Matanzas para jugar con los equipos de aquella provincia. Su brillante actuación en su primer año con Henequeneros le posibilitó integrar el Cuba B, como titular en la segunda base, y participar en varios eventos en el exterior.

Por ese tiempo se convirtió en uno de los intermedistas más bateadores del país, a lo que unía su explosividad, y concedía un especial interés a los choques con sus antiguos compañeros de la capital, varios de los cuales decidió con oportunas conexiones y excelentes engarces.

Cuando se encontraba en plenitud de facultades y listo para empeños mayores, una severa insuficiencia renal lo alejó del terreno. Gracias a las bondades de la medicina cubana se le trasplanta un riñón y tras el éxito de la operación se le recomendó un largo período de descanso.

“Tan pronto me recupere volveré a la pelota”, repetía constantemente. Nueve meses después se cumplió su deseo, pero al poco tiempo afloró una nueva afección, a la que no pudo sobreponerse para cerrar los ojos el 19 de marzo de 1998 a la edad de 34 años.

Cuentan quienes estuvieron a su lado en los momentos finales de su existencia, que su último pensamiento lo dedicó al béisbol, y recuerdan que no se cansaba de repetir: “Conecta tú el hit, que después yo te traigo para home”.

Carlos Kindelán participó en 14 series nacionales. En 2 mil 716 veces al bate conectó 768-H, 126-2B, 27-3B, 63-HR, 357-CI, 419-sulugging, para average de 283. A la defensa, promedió 974, con 98-E en 3 mil 724 lances. Eventos internacionales: Copa Intercontinental, Barcelona-1991, y torneos de Rótterdam y Haarlem, Holanda.

-----------

El pelotero del tacto envidiable

RAFAEL ROFES PÉREZ
rofillo@yahoo.com.mx

Mencionar el nombre de Urbano González Basanta, otra de las grandes estrellas del béisbol revolucionario cubano, irremediablemente nos conduce a recordar a aquel antesalista e intermedista de los equipos Occidentales e Industriales de nuestras primeras Series Nacionales, dueño de un tacto envidiable, quien recibió solamente 67 ponches en 2 mil 864 turnos oficiales al home-plate, lo que da una frecuencia de uno cada 42,75 veces al bate, insuperable por el resto de los peloteros de la Isla.

“Desde que comencé a jugar pelota cuando niño en el campo, en la finca Aguirre, perteneciente al municipio habanero de Jaruco, me acostumbré a conectar siempre por el medio del terreno. Mi padre me obligaba a practicar el bateo y dirigir la pelota entre la separación de dos casas, y si lo hacía mal, tenía que repetir la sesión. Eso creo me ayudó muchísimo a tener buen tacto.”

Por sus condiciones naturales, con destaque para su excelente vista, debuta a los 16 años con el equipo de Catalina de Güines de la Unión Atlética Amateur, posteriormente se desempeña en la Liga de Pedro Betancourt, y cuando triunfa la Revolución en 1959, conforma la novena cubana a los III Juegos Panamericanos de Chicago, de ese propio año, con sólo 19 abriles.

Hoy, este formidable bateador zurdo vuelve a rememorar el pasado y menciona el nombre del tirador zurdo Ciprián Padrón: “No sé qué tenía, se me hacía muy difícil. De los 67 ponches que me dieron, él tiene unos cuantos en su haber. Sin embargo, a Manuel Alarcón, quien fue un gran amigo y un pítcher de primerísimo nivel, siempre le adivinaba los lanzamientos. Me decía, Urbano el increíble, pues nunca me pudo ponchar”.

Acerca de los camareros que han pasado por nuestros clásicos, tiene frases de elogio para el ex integrante de Industriales y su actual director, Rey Vicente Anglada: “Jugaba todo el cuadro. No cabía
en la base”. También señala al pinareño Alfonso Urquiola, al matancero Félix Isasi y al guantanamero Andrés Telémaco, mientras entre los defensores de la esquina caliente alude a dos nombres: Pedro José Rodríguez y Omar Linares.

Lo miro un tanto sorprendido y le pregunto: ¿Ningún otro? Inmediatamente sonríe y afirma: “¡Cómo no! Te dejé para el final al segunda base y capitán de capitanes Antonio Pacheco (director ahora del titular nacional Santiago de Cuba), a quien considero el jugador más completo de la pelota revolucionaria. Le daba a la bola por dondequiera, tenía un sistema de bateo asombroso y era un cerrojo a la defensa. Fue bien grande entre los grandes”.

Urbano, quien siente satisfacción por haber podido compartir el terreno de juego junto a otras luminarias como Pedro Chávez, Jorge Trigoura, Ricardo Lazo, Tony González..., sostiene, como muchos otros, que el pitcheo de su época era más fuerte, más profundo: “Los lanzadores pensaban más, ahora se ve a menudo cómo con dos strikes sin bolas vienen por el medio, había menos equipos, la calidad estaba más repartida... Eso es elemental. Por lo demás, pienso que tenemos una selección nacional de lujo, potente. Quizás su punto más débil esté en
el área de los jardineros”.
Afirma haber sido igualmente un gran admirador del jardinero puertorriqueño Roberto Clemente: “Con sólo verlo caminar uno se daba cuenta que era un señor pelotero, un fenómeno del siglo. Su muerte me impresionó mucho, pero aún lo recuerdo por su grandeza deportiva”.

Tampoco olvida al gran árbitro Amado Maestri: “Él me tenía cariño, me decía que yo era su hijo, y hasta jaraneaba conmigo. Le sabía un mundo a la pelota y al arbitraje, y tenía una gran personalidad. Para mí ha sido el mejor”.

“En estos momentos contamos con un Nelson Díaz inmenso, muy capaz. Fíjese si es así que hasta los japoneses han querido que les trabaje en su país, y los norteamericanos siempre lo piden para que
actúe en sus juegos en eventos internacionales. Este también es de clase.”

Urbano González, quien considera que para llegar a ser un buen pelotero se necesita ser sacrificado, disciplinado y tratar de comprender a la afición en todo momento, se siente realizado como atleta, “porque lo di todo en el terreno, pude representar dignamente a la Patria en varios eventos de envergadura: Centroamericanos, Panamericanos y Mundiales y porque aún siento el cariño del pueblo en todas partes”.

NUMERITOS DE INTERÉS
EN SU CARRERA DEPORTIVA

Participó en 13 Series Nacionales. En 2 mil 864 VB pegó 792 hits, anotó 313 carreras, dio 97 dobles, 18 triples, 18 jonrones, slugging de 342, y average de 277. Robó 14 bases, impulsó 320 carreras, recibió 244 bases por bolas, de ellas 54 intencionales, 41 “desbol” y se ponchó 67 veces.

Actuó en 754 choques, jugó 6 mil 264,1 entradas, realizó 1 348 outs, 1 876 asistencias, cometió 158 errores en un total de 3 mil 382 lances, para un average defensivo de 953.

LIDERAZGOS

- Líder de los bateadores en la IV Serie (1965) con Industriales: De 156-56, para un average de 359.
-Carreras anotadas: I Serie (1962), Occidentales: 19.
-Hits conectados: I Serie (1962), Occidentales: 40; IV Serie (1965), Industriales:56; V Serie (1966), Industriales: 76.
-Sacrificios de fly: II Serie (1963), Industriales:3, conjuntamente con Tomás Soto, de Occidentales.


No hay comentarios.: