2010/03/08

CUBA y su beisbol…


Villa Clara, cuarto clasificado a las semifinales


La Habana (7 mar) .- DE "CABALLITO", como suele decirse en el argot beisbolero, fue la carrera que le dio el boleto a semifinales al subcampeón vigente Villa Clara, victorioso hoy en su estadio Augusto César Sandino, 7-6 ante Santiago de Cuba en el sexto pleito de esas armadas con el que cerró la ronda de cuartos de final de la XLIX temporada local de pelota.

Con las bases congestionadas, el derecho Carlos Manuel Portuondo no le dio ni un strike al paracortos Aledmis Díaz y ese impulsó la anotación que definió el duelo y el adiós, por segunda edición consecutiva en la ronda (en la XLVIII serie fue en siete juegos), a las Avispas indómitas.

Fue un juego peleado todo el tiempo, pues los orientales sabían que no tenían más opción que ganar, si querían mantenerse con vida y llevar la lid hasta el séptimo desafío.

Pero, temprano, en el tercer inning, los de casa fabricaron racimo de tres carreras con sencillos consecutivos de Ramón Lunar y Ariel Pestano, deep ball a Aledmis y doblete de Dian Toscano que limpió las bases ante el abridor Alain Dela.

Los anfitriones fabricaron otra en el cuarto por base a Ariel Pestano, hit al jardín central de Yandrys Canto y doble al derecho de Aledmis, que hace saltar de box a Alain Dela.

En la parte alta del quinto los derrotados le hicieron dos al abridor Robelio Carrillo, quien dio bases a Reutilio Hurtado y Alexis Durruthy, con sencillo lo llevó segunda.

También Joaquín Carbonell fue transferido y Maikel Castellanos recibió pelotazo que trajo para el home a Hurtado.

Fue entonces cuando con un out Luis Miguel Navas dio elevado al jardín central para impulsar a Durruthy.

Luego en el séptimo fabricarían racimo de tres y en el octavo la que dio el empate.

Es así como los santiagueros se van a casa a disfrutar lo que queda de postemporada y se ubican quintos nuevamente.

Ahora Villa Clara y Ciego de Ávila serán adversarios en la finalísima oriental, desde el jueves, mientras en el Occidente La Habana chocará con Industriales el miércoles en la apertura de la etapa, igual a la precedente de siete juegos aganar cuatro. (Tony Diaz)


----------
Venezuela pedirá sede del Clásico de Beisbol- 2013


ISLA MARGARITA, Venezuela -- Venezuela someterá una petición ante los organizadores del Clásico Mundial de Béisbol para que Isla de Margarita sea sede de partidos de la edición que está planeada para el 2013, dijo un alto directivo de la delegación sudamericana a ESPNdeportes.com.

Enrique Brito, gerente general de la selección venezolana, informó que ya hubo conversaciones preliminares entre directivos de las Grandes Ligas, principal organizadora del Clásico Mundial, y autoridades del béisbol de Venezuela.

"Creemos que nuestra mejor oportunidad de conseguir partidos del Clásico Mundial es proponiendo Isla Margarita", dijo Brito. "Aquí tenemos un estadio remodelado que es el mejor del país, la estrúctura hotelera y un gran atractivo turístico", agregó.

Isla Margarita pasó la prueba al montar exitosamente por primera vez la Serie del Caribe, que cada febrero enfrenta a los campeonokes de los torneos invernales de República Dominicana, Puerto Rico, México y Venezuela.

Pese a la ausencia de grandes estrellas y el pobre desempeño del equipo local, más de 70 mil fanáticos pagaron boletas durante los seis días de duración de la Serie Mundial Latinoamericana, en la que los Leones de Caracas, que terminaron con marca de 1-5, fueron la gran decepción.

Para conseguir la sede del torneo, las autoridades locales invirtieron 6,7 millones de dólares en la remodelación del Estadio Nueva Esparta, que necesitaría otros trabajos para cumplir los requisitos que demanda Grandes Ligas para aprobar la celebración de partidos del Clásico Mundial.

"Tendríamos que ampliar el aforo de 15 mil a 20 mil butacas, mejorar los casilleros y casetas y otros detallitos que resolveríamos fácilmente", dijo Brito.

Venezuela es uno de los países que más peloteros produce para el béisbol organizado de Estados Unidos y uno que puede llamar ese deporte como pasatiempo nacional de sus ciudadanos.

El seleccionado venezolano avanzó al menos a la segunda ronda en las primeras dos ediciones del Clásico Mundial, incluyendo las semifinales en marzo del 2009. Puerto Rico y México son los países latinos que montaron encuentros en los dos primeros clásicos.

"Venezuela merece ser considerada y creemos que Isla Margarita cumple con todos los requisitos", dijo Brito. (ESPNDeportes)


------------
Luis Acosta: El adiós a un gran amigo…


Rafael Rofes Pérez


Ahora es que me entero. No lo sabía, pero nunca es tarde para dedicar unas líneas a alguien a quien debo mucho en mi formación profesional.

Me ha calado bien hondo la muerte de este sencillo y formidable colega. Muchos fueron los años que pasamos juntos en el ajetreo deportivo por varias razones.

Recuerdo hoy a Luis Acosta caminando de prisa por los pasillos del periódico Vanguardia de Villa Clara para entregar al Taller de Composicion sus trabajos relacionados a la Serie Nacional de Beisbol, o del campeonato nacional de baloncesto…

Yo hacía mis pininos en el periodismo deportivo y siempre lo admiré por su capacidad, profundidad de conocimientos y afable carácter.

Años después continuó deleitando a los amantes del deporte en Tele Cubanacán, de Santa Clara, con espacios deportivos que llevaban su indiscutido sello, entre estos Tope.

Tuve el honor y el privilegio de ser uno de sus alumnos que nos graduamos en el Curso de Narradores y Comentaristas Deportivos, el cual impartió con maestría en 1991 en esa provincia del centro de Cuba.

Seguro estoy que todos los que nos forjamos bajo la égida de su figura en el mencionado curso (José Luis Nápoles, Lázaro Marín, Raúl Gómez Peralta, Osmani Valdés, Pedro Saez, Miguel Miranda y otros…, y los amantes del deporte en general lamentamos de corazón su muerte.

Recuerdo también que la primera vez que me inicié en vivo en un programa radial, La Explosión de las 12, de CMHW, de Santa Clara, fue en su compañía, y les confieso que resultó también el momento que con más seguridad me sentí, pues estaba mi maestro a mi diestraव्व्व

Su legado quedará para siempre en la memoria de quienes apreciamos su labor. Comparto el dolor de sus familares, principalmente con su esposa Teresita, a quien conocí en el hogar de Luis de la Calle Colón, de la ciudad de Santa Clara, y quien por cierto, estuvo siempre muy pendiente del quehacer periodístico del AMIGO Luis Acosta. Descansa en paz, hermano.


-----------------

Los secretos de Micifuz


Rafael Rofes Pérez


Fotos: Del autor


A solicitud de los lectores Cintio Alomar y Nemesio Gutierrez publico nuevamente esta entrevista con el cargabates mas longevo de la pelota de Cuba. Esta entrevista me la concedio Micifuz en su hogar de la calle Sindico, en la ciudad de Santa Clara, ciudad al centro de la Isla, en el año 2008. Fue publicada en el periodico TRABAJADORES con fecha 12/04/2008. Gracias a ambos lectores por sus agradables e-mails…


“¡Vamos, chico, pégale fuerte a la bola, mírala bien, tú eres bateador, si viene por ahí no lo perdones, dale para el centro del terreno, con la de segunda ganamos…”

Con voz y palmadas prodigiosas, Roberto Jiménez Abréu anima y a la vez porta los implementos de los peloteros del centro del país desde hace 31 años, para convertirse en el cargabates más longevo del béisbol cubano.

“Practiqué pelota como buen cubano que soy, jugué en la tercera, en segunda y en el campo corto junto con Owen Blandino, José Antonio Hoyos, Alfredo Aveillé, Juan Mirabal, entre otros, y llegué hasta los certámenes provinciales en la antigua provincia de Las Villas”, señaló el inquieto Micifuz, mote que acuñó un bodeguero de la ciudad de Santa Clara y con el que lo identifica toda la familia beisbolera.

A sus 70 años de edad vuelve al pasado y rememora cómo animaba a aquellos legendarios Azucareros desde las gradas en la primera mitad de la década del 70.

“Tenía que seguir ligado a la pelota, entonces decidí hacerme cargabates para dar mi aporte y sentirme otra vez a gusto”, nos dice.

Admirador de sus homólogos David Pino (Azucareros, ya fallecido) y el popular Estebita (IND), confiesa tener excelentes relaciones con Miguel Miranda (CMG) —retirado— y con Alberto Hernández (PRI).

“Miranda era tremendo. En una oportunidad me sacó de mis casillas en el Sandino…, cuando mis peloteros conectaban aprovechaba su velocidad y se llevaba el bate y eso me obligó a deslizarme en una oportunidad sobre el plato para quitárselo y le provoqué una herida. De ahí en adelante nos hicimos buenos amigos y cuando chocábamos armábamos un show que mucho disfrutaba la gente”.

Confiesa que todo aquel que viste un traje de pelotero tiene su gran prueba de fuego cuando visita el Latinoamericano o el Guillermón Moncada.

“Me dicen de todo, pero figúrate, eso es parte del espectáculo, y en esos estadios es donde más sufro las derrotas. “Sin embargo, los capitalinos me saludan en la calle, los santiagueros me hacen hasta coro en la Plaza de Marte, y eso se agradece”.

En el Latino tuvo una experiencia inolvidable durante el juego decisivo de la Selectiva-1978 entre Pinar del Río y Las Villas.

“Íbamos empatados, se me acercó Pedro José Rodríguez y me dijo que si fallaba Muñoz recogiera los bates que eso se acababa ahí. Le hice caso, comencé a guardarlo todo, y efectivamente le disparó jonronazo enorme a Rogelio García, y cuando le dio la vuelta al cuadro sonrió y me gritó al oído, ¡te lo dije Mici! Eso nunca lo olvida él…, yo tampoco”.

Sonríe y extrae de su memoria otra de las tantas anécdotas que enriquecen su carrera. “Me dio gracia y pena a la vez escuchar a ese grande de la narración cubana que fue Eddy Martin decirme en una ocasión que no lo dejaba describir bien los partidos por mi timbre de voz y mis ensordecedoras palmadas. Desde luego, todo fue en tono amistoso. Él siempre fue un caballero”.

Al preguntarle acerca del mentor con quien mejor se ha sentido a lo largo de estos cinco lustros, no titubeó en mencionar a Eduardo Martín, Pedro Jova y Víctor Mesa.

“Los tres son grandes conocedores de la pelota. Pero te digo una cosa, Víctor es para mí el mejor mánager de Cuba, porque se las sabe todas, además lo demuestra y lo aplica sobre el terreno, es audaz y con él juega todo el mundo. De eso no tengo la menor duda”.

Orgulloso por haber representado a Cuba en el torneo de Haarlem, Holanda-2004, considerarse como uno más dentro del colectivo de dirección del equipo de Villa Clara y sentir el cariño como padre de todos sus integrantes, espera continuar cargando bates hasta que sus piernas lo acompañen.

Por su sencillez, ejemplo y entrega, este hombre se ha convertido, sin proponérselo, en un símbolo del deporte en su provincia y en toda Cubaजित ¡Bien que te lo has ganado, Micifuz!

----------
CUBA: El pelotero que popularizó a Manacas



Muc
ho antes que ese simpático humorista de nuestra televisión que conocemos por Antolín el Pichón popularizara el pueblo de Manacas, lo había hecho un lanzador de la pelota profesional cubana que triunfó tanto en Cuba como en otros países del área y en las Ligas Negras de Estados Unidos.

Manuel "Cocaína" García, llamado también el zurdo de Manacas, fue uno de los mejores y más populares pitchers de Cuba, a quien caracterizaba, además de su clase indiscutible, su buen sentido del humor y una eterna sonrisa que iluminaba el oscuro rostro..

Lanzó por espacio de 17 años y sus mejores momentos los disfrutó a finales de la década de los años treinta y hasta mediados de los cuarenta, cuando sus endiablados lanzamientos hacían estragos en los bateadores rivales, sin importar el rango que tuvieran, ni el "cartelito" del que venían acompañados.

Entre sus muchos triunfos, hubo dos que nunca olvidó el siempre sonriente tirador del club Habana. El desafío de cero hit cero carrera lanzado el 11 de diciembre de 1943 frente al Marianao, en La Tropical, y la espesa lechada con que en Puerto Rico pintara de blanco al equipo de Grandes Ligas Rojos de Cincinatti, luego de que estos hicieran sentir su poderío ofensivo frente a los tiradores boricuas.

En la Liga Cubana, el zurdo de Manacas ganó 91 juegos y perdió 60, mientras en México lo hizo para 96 y 68. Si a estas victorias se sumaran las obtenidas en las Ligas Negras con los Cubans Stars y los New York Cubans, estiman algunos historiadores, sus éxitos rondarían la cifra de las 300. .

Con el uniforme del Habana fue líder de los lanzadores en las contiendas de 1942-43 y 1946-47, en ambas con marca de 10 y 3.

SU ÚLTIMA RECTA

En el jardín derecho del Almendares, eterno rival del Habana, jugaba el gigante Roberto Ortiz, un jonronero natural cuya fuerza al bate se hizo sentir tanto en Cuba como en México, hombre al que había que lanzarle con extremo cuidado.

En contraste con el jovial carácter de "Cocaína", al irritable jardinero almendarista era fácil sacarlo de casillas, más aún para el zurdo de Manacas, quien solía dominarlo frecuentemente con sus enmarañados envíos, y de tarde en tarde sorprendía con alguna malintencionada recta tirada a los codos o en la esquina lejana del plato, que para ello, se decía, tenía tanto control que "era capaz de hacer pasar a un camello por el ojo de una aguja"

Ortiz "asesinaba" la recta, pero tenía dificultades para conectar eso que ahora suelen llamar "rompimientos", los cuales "Cocaína" pitcheaba con precisión lo mismo en las esquinas que cuando los tiraba en zona buena, lo suficiente para que dominara con relativa facilidad al jonronero almendarista, en México o aquí en Cuba. Era, para decirlo de un tirón, su verdugo.

Durante una visita al Latino en ocasión del campeonato mundial de 1973, "Cocaína", quien vivió sus últimos años en Venezuela, narró la siguiente anécdota en una entrevista concedida al diario Juventud Rebelde:

"Frente a Ortiz, fácil de irritar y presto a desesperarse pronto, yo demoraba más de lo común entre lanzamiento y lanzamiento. Conociendo lo bien que bateaba la bola rápida, que por demás yo había perdido ya, le tiraba marañas y más marañas hasta sacarlo de paso y hacerlo fallar.

"Más de una vez me retó a que le tirara una recta, que ya vería yo dónde me la iba a mandar. Yo sonreía y le volvía a recetar mis marañas, una aquí, otra allá. Una noche de 1947 en la cual ganábamos por amplio margen, lo esperé en el camino del right field a home y le alerté que en su turno siguiente le iba lanzar la recta que me pedía, que estuviese atento.

"Al parecer no tuvo confianza en lo prometido, se paró en home a batear una rareza y dejó pasar el primer envío, una recta por medio de la goma. Fuera de si, pateó el home, pegó con el bate contra la tierra, y cuando el árbitro lo llamó al cajón de bateo, dirigiéndose a mi vociferó que si yo era guapo de verdad, le tirara otra como ésa".

Contaba el zurdo de Manacas que sin poder ocultar la risa, le respondió: "Lo siento compadrito, ésa era la última que me quedaba en el brazo…"

Y de verdad era la última, confesó. En los dos años que le quedaron en la pelota siguió viviendo de sus marañas, como él decía. Que, en definitiva, no por gusto afuera le llamaban la "Droga Maldita" (Elio Menendez)

-------------------

Sepultado Gustavo Olano


Ayer lunes fue sepultado en Sagua la Grande el deportista Gustavo Olano Machado, quien durante 10 años integró el equipo Villa Clara de béisbol y representó a Cuba en otros certámenes de esa disciplina.

Este destacado representante del deporte sagüero cumplía misión de colaboración internacionalista en el hermano pueblo venezolano, precisamente en la Capital Caracas, en la Parroquia Coche, como entrenador de Béisbol.

En poco más de 3 meses Olano Machado había alcanzado resultados de excelencia que le auguraban el cumplimiento exitoso de su tarea, para poner bien en alto el nombre de Cuba y de su querida Sagua la Grande, cuando le sorprendió la muerte, dejando tras de sí en el propio pueblo caraqueño, que lo acogió como un hijo, una estela de cariño, respeto y admiración.

Gustavo Olano Machado se inició siendo prácticamente un niño, siguiendo los pasos de su tío Oscar, en la práctica del béisbol donde rápidamente ganó renombre por su calidad, fortaleza física y capacidad a toda prueba, lo que le abrió en varias oportunidades las puertas de equipos Cuba en las categorías infantiles, de cadetes y juveniles.

Luego ingresó a los equipos Villa Clara donde se mantuvo por 10 Series Nacionales.

En ellas tuvo 1954 comparecencias oficiales al bate, conectando 532 imparables para un average general de 272 de por vida. En su amplia hoja de estadísticas aparecen 83 dobles, 31 triples y 40 cuadrangulares. Robó 41 bases, recibió 205 boletos e impulsó 265 carreras y anotó 309 veces.

En el orden defensivo brilló fundamentalmente en los jardines, aunque también se desempeñó en primera base y la receptoría, cometiendo solo 34 errores en 959 lances, para un excelente 965 de promedio.

Se acogió al retiro del deporte activo tras concluir la 47 Serie Nacional, luego de graduarse como Licenciado en Cultura Física y Deportes, especializado en Béisbol.

Gustavo Olano había nacido en Sagua la Grande el 24 de Febrero de 1977, por lo que al momento de su inesperado deceso contaba con 32 años de edad.

Acompañado de sus antiguos compañeros del equipo Villa Clara de béisbol, internacionalistas del sector, Glorias Deportivas, aficionados y especialistas que siguieron su fructífera trayectoria deportiva, familiares y allegados, Gustavo Olano Machado fue sepultado este lunes en el Panteón del INDER del Cementerio Municipal.

(Fuente René Morales Muñoz, de Radio Sagua Foto: de Radio Sagua)

---------------------------


Se retiró el Señor…


Cuando un grande se retira hay que quitarse el sombrero, hacer una reverencia y ovacionarlo hasta que ardan las manosगनर Por eso, en la noche de ayer, los miles de aficionados que abarrotaron las gradas del estadio Julio Antonio Mella, despidieron como se merece al Señor de los 400, Osmani Urrutia Ramírez.

El tunero, participante en el I Clásico Mundial de Béisbol, regaló a sus seguidores cubanos y de otras naciones hazañas difíciles de igualar.

Urrutia, de 33 años, obtuvo average de .371, uno por delante del avileño Isaac Martínez Dorta y tres más que el pinero Michel Enríquez, sus más cercanos perseguidores en la campaña 2007, penúltima en que participó, para hacerse de su reinado de despedida del bateo.

Pero todo comenzó en el 2001, cuando en la XL serie promedió .431, e inauguró aval de cinco coronas consecutivas, las primeras cuatro por encima de los .400.

Un año después, el igualmente monarca olímpico en Atenas 2004, finalizó con 408, también líder, y en la siguiente campaña llegó hasta .421.

Durante el Campeonato 48, en 2004, estampó .469, el más alto promedio de pelotero alguno aquí, para enviar al olvido lo hecho por Pedro Luis Rodríguez (Habana) y Omar Linares (Pinar del Río), quienes batearon para .446 en la XXVII y XXXII series, respectivamente.

Inconforme, el más prominente de los Leñadores volvió a hacerse del pergamino en el 2005, durante la XLIV edición, aunque por debajo de los .400, con .385.

En la XLV Urrutia volvió a los .400, pero entonces consiguió .425, inferiores a los .447 del pinero Michel Enríquez.

Sus seis coronas de bateo dejaron atrás las cinco de Linares, quien, a su vez, había desplazado al matancero Wilfredo Sánchez, ganador en cuatro oportunidades.

Sin embargo vive con la desdicha de no haber clasificado jamás a un play-off, algo que tal vez consiga su armada este año.

Poseedor de una fuerza descomunal como los sluggers, Urrutia no fue un jonronero.

«Lo más importante es pegarle a la bola, por eso mi average es alto, pues no voy al cajón de bateo a dar jonrones ni a tratar de darle duro, sino solo a chocarla y conectar de hit», reveló en más de una ocasión.

De depurada técnica, la velocidad con que sacaba el bate se comparó con la de los igualmente internacionales Frederich Cepeda y Yoandri Urgellés, de los más rápidos en Cuba.

«Desde que comencé en el béisbol me acostumbré a tirarle recto a la pelota, mi swing es más de tacto que de fuerza», refirió a la prensa.

Para quien entrenaba siempre en doble sesión, el adiós al deporte activo representa un cambio total en su vida.

Pero, los grandes son aquellos cuyos nombres perduran en el tiempo por sus hazañas, y Urrutia seguramente estará en el corazón de muchos, lo mismo en Macagua 8, su natal terruño, que en los sitios donde su madero brilló.

Por lo pronto se alista para su próximo reto, entrenar a jóvenes, mientras el béisbol cubano puede jactarse de estar en presencia de uno de sus hijos predilectos, fiel y caballeroso dentro y fuera del diamante. (Tony Diaz, semanario JIT)

---------

CUBAVISION INTERNACIONAL (Pinchar aquí)







---------------------

Nunca es tarde para batear de jonrón


Texto y fotos: Rafael Rofes Pérez


“¡Vamos, chico, pégale fuerte a la bola, espera la tuya, no te desesperes, tienes que impulsar la de segunda, con esa ganamos!… ¡Tírale curva afuera, tu sabes cómo dominarlo, demuestra que eres un pítcher de verdad, arriba que estamos ganados ya!…”

Son estas frases beisboleras cubanas, las que después de ocho meses de estancia en este país, vuelvo a escuchar en vivo en terrenos de pelota de Glendale, California, contagiadas con la alegría y la picaresca de un grupo de compatriotas, que como yo, arribamos a este país en etapas diferentes.

Por cosas del azar conocí hace dos meses a uno de estos “peloteros”: Felipe Cruz, un hijo de Marianao, quien llegó a estos predios en el año 1980. Así, en improvisada plática tocamos –como buenos cubanos-el tema del béisbol, motivo por el cual supe de la existencia de estos juegos y fui invitado a participar en ellos por este inquieto segunda base, quien disfruta a plenitud como los demás, cada lanzamiento, cada batazo, cada carrera, cada out…

El terreno de Choll Canyon, en Glendale, acoge desde horas tempranas de cada mañana dominical a unos peloteros diferentes, de distintas generaciones, no importa la edad. Los hay quienes peinan canas, otros muestran la flor de su juventud, provienen de todas las regiones de Cuba, a los que se suman los nacidos en esta nación. Pero los une la misma idiosincrasia, el amor a la Patria, esa que siempre nos identifica con un bate, un guante y una pelota en nuestras manos dondequiera que estemos.

Todos de una manera u otra se las arreglan para vestir sus propios uniformes y sentirse más cómodos, unos usan la típica gorra o el pañuelo en sus cabezas, otros prefieren jugar con pantalones cortos. Y aunque como es lógico, a estos improvisados trajes no los distingue la homogeneidad en cuanto a diseño, sí hay algo que identifica a la mayoría, y es el llevar con orgullo el nombre de Cuba o nuestra Enseña Nacional en cualquier parte de dicho uniforme..

Además de percibir el calor familiar en estos estimulantes “pitenes”, divertirme junto a mis hermanos , sentirme al igual que ellos en ocasiones un Kendry Morales madero en ristre, un Yunieski Betancourt a la defensa, o un Jose Ariel Contreras sobre el montículo, otras satisfacciones en mis dos primeras incursiones me demostraron una vez más que, entre tantas cosas, de sorpresas también esta lleno este mundo.

¿Acaso no es realmente sorprendente reencontrarse depués de más de 30 años con un amigo? Eso me sucedió el primer día que visité este terreno de pelota, al sentarme sin proponérmelo a la diestra de Rene Lanza, un viejo compañero de clases, con quien estudié en la Universidad Central de Las Villas en el año 1977. En solo un abrazo rememoramos parte de nuestra juventud y entramos a jugar con nuevos bríos, como lo hacíamos en Cuba muchos antes de cumplir ambos los 20 años de edad.

Rene, natural de Cruces, Las Villas, es fundador de esta liga beisbolera, que vio la luz en 1982, y a la que muchos denominan cariñosamente la “Liga del Trapo”. Para él ha significado mucho, ha sido y es parte inseparable de su vida, le ha permitido, además, mantener el contacto con sus compatriotas y continuar en forma deportiva, como lo demuestra sobre el terreno, pues no obstante arribar a sus 50 abriles, no es nada fácil para los lanzadores sacarle out.

Halagüeno y reconfortante para cualquier amante de este deporte lo es sin dudas jugar con dos peloteros de alto nivel, como lo fueron Luis Alvarez Estrada y Yoankis Turiño en las series nacionales de Cuba. El primero fue inicialista (zurdo) de Las Tunas e Industriales, principal novena de la capital cubana, por varias temporadas, quien destacó sobremanera por su poder al bate, y el segundo un lanzador derecho de enormes perspectivas, quien también hizo de las suyas con los Industriales y Metropolitanos, la otra selección de La Habana.

Con Turiño he tenido la suerte de alinear en el mismo equipo, no así con Luis Alvarez, a quien me he visto en la obligación de enfrentar desde el box y he tratado de “dominar” con lanzamientos que sólo llevan el recuerdo, respeto y la admiracion para él, a quien vi jugar infinidad de veces en Cuba, y quien hoy también lo entrega todo sobre el terreno junto a sus hermanos en suelo californiano.

Pero no sólo Felipe, Rene, Luis y Turiño ponen el “extra de los campeones” en cada partido. Otros como Alberto Ojeda, Albert del Toro, John Calvo, Lázaro y Lazarito jr., Miguelito y el dominicano Gino de la Cruz…, por solo citar algunos, condimentan esta fiesta dominical junto al resto de los asistentes, quienes siguen con atención las mil señas que desde el banco transmite Alfredo Navarrete, el popular “Chino” de Marianao, sin discusión el mejor utility de la Liga en todos los aspectos.

Y como buenos cubanos que somos, todo se desarrolla bajo el sonido de nuestra contagiosa música. Y tras el out 27 de cada juego no puede faltar un brindis con un buen ron o una exquisita cerveza, como sucederá una vez más este próximo domingo cuando se sumen al convite el tradicional cerdo asado y su inseparable arroz congrís y compañía.

Así que ya lo sabe, si es usted amante del béisbol, y quiere probar sus habilidades con nosotros, súmese al festín, le aseguro que siempre quedará un huequito disponible, preferentemente en los jardines, para que comience a ejercitar sus piernas, dé más vida a sus años y pueda también batear de jonrón en esta hermosa confraternidad.

---------------------

Jonroneros que nunca vieron las Grandes Ligas de Beisbol

Rafael Rofes Perez

En mi trabajo anterior, les comenté acerca de 21 peloteros cubanos, quienes salieron de la Isla por diferentes vías, con la firme intención de tratar de probarse en el béisbol de Gra
ndes Ligas en el futuro, lista a la cual se sumó hace solo unos días el prometedor lanzador zurdo holguinero Aroldis Chapman , de solo 21 años (abandonó el equipo en Rotterdam, Holanda, durante el torneo de las ciudades portuarias), quien tira una recta cercana a las 100 millas.

Pero hoy mi intención es que conozcan las potencialidades de otros nueve (ya retirados), específicamente a los máximos jonroneros del actual béisbol de Cuba , en las 48 temporadas desarrolladas (de 1962 a la fecha), quienes seguro estoy hubieran incrito también sus nombres con letras doradas en la Major League Baseball.

Por tal motivo los invito a adentrarnos en su historial y analizar juntos datos de sumo interés en sus respectivas carreras, que quizás les hagan comprender mucho mejor y estar de acuerdo conmigo en mi aseveración anterior.

Un hijo de Palma Soriano, actual provincial de Santiago de Cuba, Orestes Kindelán Olivares (jardinero, receptor y primera base) es el más grande toletero cubano de este tiempo, con un total de 487 cuadrangulares, además de liderar igualmente los departamentos de carreras impulsadas, con mil 511; total de bases recorridas, 3 mil 893, y sacrificios de fly, 91; segundo en carreras anotadas, mil 379; slugging, 600; tercero en pelotazos recibidos, 185; y cuarto en bases por bolas, con mil 232. Estos numeritos hablan por sí solos de su calidad.

Además, Kindelán tuvo en su poder hasta hace solo dos meses el récord de más cuadrangulares en un torneo en Cuba, con 30 (el actual es de 32 de Alfredo Despaigne), y en la arena internacional disparó 101 en las más de 20 lizas internacionales en las cuales tomó parte: seis Campeonatos Mundiales amateurs, tres Juegos Olímpicos, seis Copas Intercontinentales, cuatro Juegos Panamericanos e igual cantidad de Centroamericanos, y en la mayoría de los casos fue eje fundamental en los triunfos de su equipo.

Tras Kindelán aparece un jugador con un poder descomunal, me refiero al jardinero matancero Lázaro Junco Nenínger, quien bien pudo haber integrado en más oportunidades las filas de la selección nacional por sus sobresalientes resultados allá por los años 80 y 90, y que como muchos otros, fue injustamente olvidado.

Junco despachó 405 cuadrangulares y se erigió como el primero en arribar a la respetable cifra de 400 batazos de este tipo en la pelota cubana y se ubica también entre los punteros de por vida en slugging (551), e impulsadas, con mil 180.

Por si fuera poco, fue líder en dobles en la campaña de 1982 (16); triples, 1981 (6); carreras impulsadas, 1985 (72); y ¡nueve veces! en jonrones, récord difícil de supercar en la Isla: 1982 (17), 1983 (15), 1985 (24), 1988 (25), 1989 (20), 1990 (16), 1991 (17), 1993 (27) y 1994 (21).


Omar Linares Izquierdo (nació en San Juan y Martínez, Pinar del Río, el 23 de octubre de 1967), “El Niño”, como se le conoció en el mundo beisbolero, es considerado uno de los mejores peloteros cubanos de todos los tiempos. Para un buen número de especialistas ha sido el mejor jugador de esta etapa, y se ubica tercero en este importantísimo departamento con 404 jonrones.

Debutó en el año 1982 con solo 15 años de edad, desempeñándose en varias posiciones del cuadro, por lo que demostró desde sus inicios sus excelentes cualidades como jugador.

Sus estadísticas a lo largo de su carrera reflejan fehacientemente su estelaridad. Es líder de por vida en carreras anotadas, con mil 547; slugging, 644, y es segundo en average ofensivo (368, detrás de Osmani Urrutia, 370), e igualmente se ubica entre los punteros en la gran mayoría de los departamentos ofensivos, entiéndase dobles, décimo (327); remolques, quinto (mil 221); bases y bases intencionales, segundo (mil 327) y (235); hits, tercero (dos mil 195); total de bases recorridas, segundo (tres mil 842);

Encabezó los departamentos de bateo en las campañas de 1985 (409 de promedio), 1986 (426), 1990 (442) y 1992 (386). Fue líder en carreras anotadas en las Series de 1985 (65), 1987 (40), 1989 (53), 1993 (63) y 1995 (63). Triples, 1985 (9). Bases por bolas, 1992 (51), 1993 (66), 1994 (54), 1995 (64), 1996 (70) y 2000 (69).

Es además, el único bateador que ha logrado la triple corona de bateo, pues en 1992 terminó con 398 de promedio ofensivo, conectando 23 cuadrangulares, e impulsando un total de 58 carreras hacia el homeplate. Bateó sobre 400 en 7 oportunidades, como para respetar.

Linares estuvo presente en seis Campeonatos Mundiales amateurs, tres Juegos Olímpicos, cuatro Juegos Panamericanos, e igual cantidad de Centroamericanos, y seis Copas Intercontinentales. No por casualidad fue el tercer bate titular del equipo Cuba por más de un decenio, y en múltiples ocasiones recibió premios por ser el mejor atleta de deporte colectivo en la Isla, y mereció igualmente distinciones como mejor deportista latinoamericano o entre los diez mejores, al tiempo que la Federación Internacional también lo congratuló varias veces por sus fenomenales resultados.

Antonio Muñoz el estelar zurdo primera base de los conjuntos de la antigua provincia de Las Villas -para muchos y me incluyo entre ellos-, el mejor en esa posición en Series Nacionales, ocupa la cuarta casilla con 370 batazos de vuelta completa.

Tuvo la dicha de haber jugado en cuatro décadas (60, 70, 80 y 1990). En la Serie de 1974, vistiendo las franelas de Azucareros lideró las carreras anotadas, con 54; dobles en 1971 (19), y jonrones, 1974 y 1976, con 19 y 13, respectivamente.

Muñoz fue el primero en pegar 200 y 300 jonrones en Series Nacionales. Fuera de Cuba tuvo gran destaque, pues estuvo presente en cinco de los llamados Campeonatos del Mundo, cinco Copas Intercontinentales, además de tres Juegos Panamericanos, y otros tantos Centroamericanos y del Caribe.

Una de sus mayores satisfacciones se remonta a la final del Mundial de Japón 1980, cuando decidió ese choque tras disparar cuadrangular ante el plantel de Corea del Sur.

En Mundiales tiene el récord de más jonrones para una Serie, con 8 en la cita de Italia 1978, además de convertirse en el primer cubano en disparar tres cuadrangulares en un juego mundialista. En estos certámenes, fue líder de este departamento, carreras impulsadas y anotadas, y en el torneo de 1978 fue escogido como el jugador más valioso. En Japón 1980, estuvo al frente de las carreras empujadas.

El habanero Romelio Martínez Hernández (jardinero), quien aparece empatado con el “Gigante del Escambray” Antonio Muñoz en las casillas 4-5, con un total de 370 vuelacercas, fue un jardinero con un gran poder al bate, y en solo 15 Series compiló esta friolera de batazos.

Romelio terminó su carrera con un promedio ofensivo de 271, producto de mil 289 hits en cuatro mil 752 comparecencias al homeplate, incluidos 174 dobles, seis triples y pisó la goma en 972 oportunidades. En la XXXI Serie (1992) quedó líder en jonrones con 19.

Tras Romelio se ubica el bien llamado “Señor Pelotero” Luis Giraldo Casanova Castillo, con 312 batazos de este tipo. Representó siempre a los equipos de su terruño natal, Pinar del Río, como jardinero derecho en las décadas de los 70, 80 y principios de los 90, aunque en sus últimos años como jugador defendió el primer cojín.

Este recio toletero toma asiento en lugares de relevancia en la mayoría de los departamentos ofensivos en Cuba y acaparó unos cuantos lideratos, al terminar de puntero en carreras anotadas en 1980 (64), dobles en 1984 (19), empatado con el cienfueguero Sixto Hernández, cuadrangulares en 1984 (20), impulsadas ese propio año (67), y boletos recibidos en los años 1980 (57) y 1983 (34), igualado con Alejo O´Reilly.

En su participación internacional aglutina un total de seis Campeonatos Mundiales amateurs, tres Juegos Panamericanos, dos Centroamericanos y seis Copas Intercontinentales.

En Mundiales fue líder jonronero en los certámenes de 1980, 1984, 1986 y 1988, y constituyó sin dudas baluarte fundamental de esa época en los éxitos de la Isla en el contexto internacional.

Otro hijo de Santiago de Cuba, Gabriel Pierre Lazo, es el séptimo mayor jonronero de la pelota criolla con 306 cuadrangulares. Jugador fornido y recio defensor de la tecera base, representó siempre a las novenas de su provincia y tuvo solo el inconveniente de que por ese tiempo coincidió con el estelar Omar Linares en la esquina caliente.


Pierre promedió de por vida 295 de average, pegó mil 577 hits en cinco mil veces al rectángulo de bateo, entre éstos 302 dobles y 17 triples y anotó mil 031 carreras, además de constituir figura clave en los halagüeños resultados de por vida del béisbol santiaguero.

Extrafronteras integró la selección nacional a las Copas Intercontinentales de 1991 y 1997, los Centroamericanos y del Caribe de 1998, el Campeonato Mundial de ese mismo año, los Panamericanos de Winnipeg 99, y los Juegos Olímpicos de Sydney 2000.

Uno de los peloteros de mayor estatura que han jugado en Cuba, me refiero al gigante matancero Julio Germán Fernández Tortoló, es el octavo entre los máximos jonroneros cubanos, con un total de 302.


Este inicialista destacó precisamente por su enorme poder ofensivo y engrosó las filas de los conjuntos Henequeneros y Matanzas en las décadas de los años 80 y 90. También hizo maravillas guante en mano con seguros y espectaculares engarces.

Este departamento lo lideró en la XXXVI temporada, al despachar para la calle 15 pelotas, campaña donde fue igualmente el número uno en carreras remolcadas (60), y que también dominó en 1986, con 52.

Otro fenomenal pelotero que hizo engrandecer los graderíos por sus descomunales batazos lo fue sin dudas el cienfueguero Pedro José Rodríguez Jiménez, bien temido por lanzadores contrarios, quien brilló en los años 70 y 80 con las novenas de Azucareros, Cienfuegos y Las Villas.

“Cheíto”, como todos lo llaman, pegó 286 cuadrangulares (al igual que el habanero Oscar Macías), defendió siempre con estoicismo la tercera almohadilla y es uno de los peloteros cubanos que exhiben una mejor frecuencia de jonrones y carreras empujadas de por vida.

Tomó parte en 15 temporadas y promedió 287. Sus grandes dotes como hombre de fuerza las demostró en las Series de 1977, 1978, 1979 y 1980 cuando encabezó a los jonroneros, con 9, 13, 19 y 18 bambinazos, respectivamente.

Fue puntero en carreras impulsadas en las temporadas de 1977 (45), 1979 (53), y 1980 (55). Internacionalmente participó en cuatro Campeonatos Mundiales, tres Juegos Panamericanos, igual cifra de Centroamericanos y dos Copas Intercontinentales, eventos en los cuales sobresalió al bate como de costumbre.

Estos atributos hablan por sí solos de la calidad de estos nueve hombres, lamentablemente imposibilitados de escribir sus hazañas en la pelota de Grandes Ligas, en la que convencido estoy se pudieron haber convertido en estrellas como otros compatriotas suyos que han deslumbrado y deslumbran hoy en el mas fuerte beisbol del planeta. ¿No lo cree usted?

----------------------

DESANDANDO LA HISTORIA...

Los 159 peloteros cubanos en Grandes Ligas


En este trabajo se hace un repaso a los 131 años de presencia de la pelota cubana en las Grandes Ligas.

La historia comienza el nueve de mayo de 1871, cuando debutó el pequeño (5.6 pulgadas y 154 libras) habanero Esteban Enrique Bellan (conocido como Steve Bellan). Jugó durante cuatro temporadas como utility de cuadro y jardinero, bateó para 252 en 60 juegos y 272 comparecencias, y sólo se ponchó dos veces.

En los 88 años transcurridos entre 1871 y 1959, 79 cubanos jugaron en la Gran Carpa. De 1960 hasta hoy lo han hecho 80 jugadores. Si sumamos todas las temporadas que han jugado los compatriotas y las dividimos por los 159 peloteros, nos arroja un promedio de 5,4 temporadas por jugador.

Seis son los jugadores que tienen 19 o más temporadas. El avileño y Salón de la Fama, Tony Pérez, compareció al terreno de pelota durante 23 largos años, entre 1964 y 1986.

Dolf Luque (1914-1935) y Rafael Palmeiro (1986-2005) lo siguen con 20 temporadas. Empatados con 19 están Tony Taylor (1958-1976), el gran Luis Tiant (1964-1982) y Bert Campaneris (1964-1983).

Los bates Made in Cuba la sacaron del parque 3.282 veces y promedian 261, producto de 40.250 hits en 171.587 comparecencias. Los cubanos participaron en 52.154 juegos, recibieron 12.661 boletos y se poncharon 22.039 veces.

Rafael Palmeiro es sin discusión alguna el mejor a la ofensiva con sus 569 jonrones, 3.020 hits. Le siguen José Canseco con 462 palos, Tony Pérez con 379, Minnie Miñoso con 186 y José Cardenal (1963-1980) con 138.

Los 73 lanzadores que se han subido a una lomita gringa registran 1.873 victorias, 1.837 derrotas, un excelente promedio de carreras limpias de 3.87. Los 602 salvados son liderados por el pinareño Danys Báez con 114 rescates en alta mar, seguido por Diego Seguí con 71. Poncharon a 19.643 contrarios y regalaron 11.548 boletos en 32.869 entradas.

El número uno de la armada cubana es Luis Tiant con 229-172, 3.30

de ERA y 2.415 ponches, escoltado por Dolf Luque con 194-179, 3.24 y 1.130 K, Mike Cuellar con 185-130, 3.14 y 1.632 croquetas; Camilo Pascual, 174-170, 3.63 y 2.167 ponches y Liván Hernández en el lugar quinto con 152 y 141, ERA de 4.36 y 1.661 estrucados.

La Habana dio la mayor cantidad de peloteros con 76, y como anécdota menciono que San Antonio de los Baños (ese querido pueblo del río Ariguanabo) tuvo al GL Óscar Zamora en 1976, Ceiba del Agua a Minnie Mendoza en 1970, Cidra a Rogelio Martínez en 1950, los centrales Tinguaro y Cunagua a Jackie Hernández (1965-1973) y Tony González (1960-1971) y Potrerillos, en la oriental Holguín, a Sandy Consuegra, entre 1950 y 1957.

------------

AQUI LOS 159 (Para conocer mas sobre cada uno de ellos haga click encima del nombre)

1 Jose Acosta 2 Merito Acosta 3 Rafael Almeida 4 Luis Aloma 5 Ossie Alvarez 6 Rogelio AlvarezVicente Amor 8 Sandy Amoros 9 Angel Aragon 10 Jack Aragon 11 Jose Arcia 12 Rudy AriasRene Arocha 14 Rolando Arrojo 15 Joe Azcue 16 Danys Baez 17 Ed Bauta 18 Julio Becquer 19 Steve Bellan 20 Yuniesky Betancourt 21 Francisley Bueno 22 Jack Calvo 23 Bert Campaneris 24 Frank Campos 25 Barbaro Canizares 26 Jose Canseco 27 Ozzie Canseco 28 Jose Cardenal 29 Leo Cardenas 30 Paul Casanova 31 Alberto Castillo 32 Jorge Comellas 33 Sandy Consuegra 34 Jose Contreras 35 Mike Cuellar 36 Bert Cueto 37 Manuel Cueto 38 Juan Delis 39 Orestes Destrade 40 Juan Diaz 41 Pedro Dibut 42 Lino Donoso 43 Yunel Escobar 44 Bobby Estalella 45 Oscar Estrada 46 Chico Fernandez 47 Chico Fernandez 48 Osvaldo Fernandez 49 Angel Fleitas 50 Mike Fornieles 51 Tony Fossas 52 Tito Fuentes 53 Barbaro Garbey 3 54 Ramon Garcia 55 Preston Gomez 56 Vince Gonzales 57 Eusebio Gonzalez 58 Julio Gonzalez 59 Mike Gonzalez 60 Orlando Gonzalez 61 Tony Gonzalez 62 Mike Guerra 63 Adrian Hernandez 64 Chico HernandezEvelio Hernandez 66 Jackie Hernandez 67 Livan Hernandez 68 Michel Hernandez 69 Orlando Hernandez 70 Mike Herrera 71 Pancho Herrera 72 Yoslan Herrera 73 Hank Izquierdo 74 Hansel Izquierdo 75 George Lauzerique 76 Izzy Leon 77 Marcelino Lopez 78 Ramon Lopez 79 Dolf Luque 80 Hector Maestri 81 Connie Marrero 82 Eli Marrero 83 Armando Marsans 84 Hector Martinez 85 Jose Martinez 86 Marty Martinez 87 Rogelio Martinez 88 Tony Martinez 89 Orlando McFarlane 90 Roman Mejias 91 Minnie Mendoza 92 Tony Menendez 93 Minnie Minoso 94 Juan Miranda 95 Willy Miranda 96 Aurelio Monteagudo 97 Rene Monteagudo 98 Manny Montejo 99 Kendry Morales 100 Danny Morejon 101 Julio Moreno 102 Cholly NaranjoRay Noble 104 Vladimir Nunez 105 Tony Oliva 106 Tony Ordenana 107 Rey Ordonez 108 Eddie Oropesa 109 Bill Ortega 110 Baby Ortiz 111 Roberto Ortiz 112 Reggie Otero 113 Rafael Palmeiro 114 Emilio Palmero 115 Camilo Pascual 116 Carlos Pascual 117 Carlos Paula 118 Chick Pedroes 119 Brayan Pena 120 Orlando Pena 121 Tony Perez 122 Leo Posada 123 Ariel PrietoAlexei Ramirez 125 Bobby Ramos 126 Pedro Ramos 127 Nap Reyes 128 Armando RocheFreddy Rodriguez 130 Hector Rodriguez 131 Jose Rodriguez 132 Cookie Rojas 133 Minnie Rojas 134 Chico Ruiz 135 Alex Sanchez 136 Israel Sanchez 137 Raul Sanchez 138 Nelson Santovenia 139 Diego Segui 140 Alay Soler 141 Luis Suarez 142 Leo Sutherland 143 Jose Tartabull 144 Tony Taylor 145 Michael Tejera 146 Luis Tiant 147 Jorge Toca 148 Gil Torres 149 Ricardo Torres 150 Oscar Tuero 151 Sandy Ullrich 152 Roy Valdes 153 Sandy Valdespino 154 Rene Valdez 155 Jose Valdivielso 156 Zoilo Versalles 157 Adrian Zabala 158 Oscar Zamora 159 Jose Zardon.

---------------