2013/03/10

Cuba vs. Holanda: pitcheo la clave en duelo de “vida o muerte”

Por REYNALDO ROGELIO (Especial para Pasaje Deportivo) 

Era la final de mis sueños en el III Clásico Mundial:  Holanda vs. Cuba.      

La representación del Reino de los Países Bajos viste de naranja, el color de mi equipo de siempre en el béisbol cubano.

Del otro lado estará, en el Tokyo Dome de la capital japonesa, la selección nacional de mi patria, cuya columna vertebral la forman jugadores de la región central, donde nací, dirigidos por un gran ex beisbolista de esa zona del país, devenido contradictorio y, al mismo tiempo, triunfador manager: Víctor Mesa.

Pero del sueño finalista (que nació en mi ya lejana adolescencia) me despertaron los japoneses al vapulear a los holandeses, y ahora las representaciones  europea y cubana serán rivales en un juego de “vida o muerte” este 11 de marzo, en el cual  aquel que triunfe gana un pasaje para la ronda final en San Francisco, California, y el perdedor regresa a casa.


Creo que la clave será el pitcheo, sobre todo para los holandeses, en su afán por detener a la evidentemente superior batería de Cuba, que también necesita apostar por un buen trabajo monticular, porque de acuerdo con lo visto, para vencer a Holanda se necesitan al menos cinco carreras, y que los lanzadores de la Mayor de las Antillas consigan reducir al mínimo la producción del contrario.



La debacle del pitcheo holandés ante Japón coloca como principal candidato para abrir contra los cubanos al zurdo Diegomar Markwell, justo el hombre que venció a Cuba el 8 de marzo, en el primer duelo de la segunda fase.

Para Cuba, la opción parece ser Freddy Asiel Alvarez, quien no estuvo bien en la primera etapa del campeonato cubano, tampoco las tuvo todas consigo en la gira preparatoria por Asia, y en el actual torneo ha permitido cuatro carreras, dos de ellas limpias, en cinco entradas y un tercio de actuación.

No se puede asegurar que Markwell, un tirador de aceptable velocidad y buen repertorio de lanzamientos, estuvo dominante contra Cuba en la victoria de Holanda 6-2 del 8 de marzo pasado.

Al zurdo, Cuba le conectó nueve imparables en seis innings de actuación, incluido un jonrón, pero faltó el batazo oportuno y prueba de ello es que cinco doble plays hicieron baldíos los 12 hits conectados por el plantel de la Mayor de las Antillas. En esa fecha ocuparon también la lomita del Tokyo Dome, Leon Boyd y el cerrador Lock Van Mil, quienes pudieran volver a ser parte de la fórmula de pitcheo holandesa para el crucial encuentro.


En el lado cubano no es un secreto ni nada por el estilo que Freddy Asiel era considerado, antes de iniciarse el III Clásico, como el principal lanzador de la selección cubana.  

Pero hasta la fecha, el líder de ese staff ha sido el derecho Danny Betancourt, quien queda invalidado para este decisivo encuentro  tras su gran faena de seis actos, sin anotaciones, en el éxito 14-0 sobre Taiwán.


El mentor Víctor Mesa pudiera confiar en Freddy, para que le camine al menos cuatro o cinco entradas.

En ese  lapso,  la poderosa artillería cubana, -que incluye al intermedista José Miguel Fernández (promedia 528), al inicialista José “Pito” Abréu (381, dos jonrones), y a los jardineros Alfredo Despaigne (526, tres cuadrangulares) y Yasmani Tomás (462, dos bambinazos)-, tendría que conseguir las carreras necesarias para apuntalar el trabajo monticular del abridor, y el probable relevo intermedio de Vladimir García, otro que aún está por demostrar todo su potencial en esta justa.

Todo esto es pura especulación.  Cuba también puede utilizar al veterano zurdo Norberto González, y a los diestros Yander Guevara, Raciel Iglesias y Diosdani Castillo, pero lo más importante aquí es que todo lo que haga Víctor Mesa en pos de la victoria es válido, porque no hay vuelta atrás, y el partido final de la llave, para definir el primer lugar ante Japón no es de “vida o muerte” como éste, porque con el triunfo sobre Holanda se garantiza el viaje a la ronda final en San Francisco.

Si me preguntaran mi favorito, me inclinaría por el selección cubana.  Por la tradición, porque ya los antillanos demostraron que pueden batear con libertad ante un buen pitcheo como el de Taiwán, y porque Holanda lleva dos triunfos consecutivos contra la Isla en partidos oficiales (2-1 en la Copa del Mundo de Panamá y 5-0 en un choque previo al III Clásico). 


No es fácil ganar tres juegos consecutivamente a Cuba, que llega con la moral muy alta, tras su éxito de 14-0 sobre Taiwán, en tanto que Holanda sale a la grama con el peso psicológico adverso de una derrota por nocaut (4-16) ante Japón.


En resumen, mi frustrada final Holanda vs. Cuba será de cualquier manera un buen regalo para los amantes del deporte de las bolas y los strikes.  Un juego de pelota de primer nivel en el  que estarán frente a frente el vigente campeón del mundo, y la selección ocupante del puesto número uno en el ranking de la Asociación Internacional de Federaciones de Béisbol (IBAF).

8 comentarios:

Trucutu dijo...

What happened with Odrisamer Despaigne. To much "palos" for him in journey before? Fredy is a good choice. I'm agree

Trucutu dijo...

Agree with Freddy!! So what happened with Odrisamer Despaigne. No pitches at least in III WBC

Jorge Reyes dijo...

Hay que jugarsela con vladimir garcia desde el inicio y dejarse de invento de ismel jimenes

Enrique Brizuela dijo...

Hay q salir alante rapido

Elbys Espinosa dijo...

seguro rafa arriba cuba manana

Elbys Espinosa dijo...

seguro rafa cuba va ganar ese partido importante

Leo ter Borgh dijo...

Vamenos Holanda

Leo ter Borgh dijo...

Otro Vez tu